lunes, 5 de octubre de 2015

POESIA: ENSOÑACIÓN DE LA RAZÓN

         POESÍA: BELLA ENSOÑACIÓN DE UN MUNDO VANO Y HUECO

El acartonado panorama poético, lejos de la realidad, como expresión de la espiritualidad, ha significado un rechazo y un clamor, ante la ausencia de poesía social, perdida en la ética y estética de adulación forzada al poder político y eclesiástico de la posguerra, poesía, que ajena a la sufrida realidad que padecemos, ha preferido volcarse en la ensoñación de algo vano, sin sentido muchas veces y sobre todo fijando la mirada en los cielos, y no en el suelo, en la imaginación y no en la ciencia y el conocimiento. La poesía, algo bello, pura ensoñación de la razón, el autoengaño, en la fe de algo ficticio, enaltecedora del espiritismo, preñada de una falsa convicción, a veces presa de una ficticia religión, vanidad, absurda fe, pura falacia, manipuladora de la ignorancia. Yo prefiero el razonamiento puro, materialismo sí, pero más seguro, para evitar chocar con el suelo duro. Luchar por lo que aquí vea y no por lo que en otra vida la ilusión del incauto espera. Un poquito mejor sería el mundo si el político supiera algo de poesía y el poeta supiese algo de política, social por supuesto.

Cuando la poesía trasciende a lo espiritual, nada en la inconsistencia de un fe ficticia, pura falacia, y  para huir del vacío nos inventamos un alma, que transformamos en espíritu, idea que nace de una falsa convicción, preñada por la gran mentira de la religión, pura invención, creada para dominar y manipular la mente del inocente e ignorante, que sin apoyo del conocimiento y la ciencia, son presas de los grandes embaucadores y manipuladores religiosos de la historia, que de forma obscena se aprovechan  de la desesperación e ignorancia de seres humanos que a la desesperada buscan la necesidad de dar justificación al sufrimiento de una existencia absurda y hueca,  que buscan  el consuelo y refugio en una reparación de sus males, en una ilusoria vida después de la muerte. !!Que vanidad!! y que pobreza intelectual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario