sábado, 5 de diciembre de 2015

LLEGA LA SUFRIDA NAVIDAD


LAS FIESTAS DE LA HIPOCRESÍA Y  EL  CONSUMISMO

Si, una vez mas se acerca la tan sufrida navidad. Todo son luces y decoraciones navideñas que estimulan y sugieren a nuestra mente el deseo de consumir y gastar en productos caducos, superfluos, innecesarios y que solo hacen aligerar nuestros bolsillos en las fiestas manipuladas de  los grandes almacenes, las fiestas del consumo, disfrazadas de lo que llaman fiestas navideñas, cargadas y saturadas de anuncios de productos prescindibles, juguetes, comidas de empresa, atracones, botellones de garrafa de fin de año y cenas navideñas en compañía, muchas veces forzada, de amigos y familiares. Todo ello en un trasnochado materialismo que nos transforma en seres vulgares, primitivos y a veces cavernícolas, en un diabólico plan, elaborado en las calderas de las mentes calculadoras de ventas y beneficios de tiendas y almacenes, en una amalgama de falta de escrúpulos y avaricia.
Sin embargo, en estas fechas, no dejo de ver el sentido cruel de estas "fiestas de invierno", en el que detrás de tanto derroche y consumismo se esconde el sufrimiento y la penuria de millones de familias, sobre todo de los  niños que nada tienen y que vanamente esperan, y nos aliviamos pensando que es un asunto que se escapa a nuestras posibilidades y responsabilidad, máxime en la actual crisis donde esos millones de niños sufren penurias, escasez y en muchos casos hambruna. Alineados en la narcotización conductual del capitalismo,  esquivamos los ojos inocentes de esos niños que carecen de todo y que, estas fiestas, son como cuchilladas en su alma, en su dignidad, agravadas por la marginación, la exclusión y el abandono.
Estamos anestesiados por nuestra infame hipocresía, por nuestra falaz moral egocéntrica y nos conformamos con condenar, y seguir comprando para cumplir con una tradición que es puro convencionalismo, una farsa enorme, una mentira cruel, que clava un puñal en las almas inocentes de esos niños que frustrados verán que los “Reyes Magos”, llenan de juguetes a los niños ricos, prepotentes, insultantes y carentes de piedad, mientras ellos con sentimientos de altruismo, generosidad y justicia, no tendrán nada, en la gran feria de la farsa navideña y el cruel invento de los Reyes Magos, que ahora no salen de oriente (nunca salieron), sino de los grandes almacenes, previo pago y endeudamiento de los sufridos padres y abuelos.  Sinceramente, siento verdaderas nauseas cuando se acercan estas fiestas.

  En todo caso amigos, independiente del concepto de esta celebración, os deseo unas FELICES FIESTAS DE INVIERNO"

No hay comentarios:

Publicar un comentario