lunes, 18 de enero de 2016

LA DECADENCIA DE LAS RELIGIONES

LOS PILARES DE LA IGLESIA, SUSTENTADOS SOBRE EL SUFRIMIENTO, LA IGNORANCIA Y LA MISERIA, SE DERRUMBAN.


Las religiones han sido siempre el mayor obstáculo, al progreso, la libertad, la información,  y el desarrollo de la ciencia, a la que mantenía en las tinieblas a fin de que la luz no llegara a lo hombres en un intento de seguir manteniendo el imperio creado y disfrutar del status de privilegio y buena vida en que vivían los integrantes de ese clero.
Desde el comienzo de la historia, cuando el hombre no encontraba explicación a los sucesos de la vida, miraba al cielo en un intento de dar sentido al caos de su existencia, buscando explicaciones, lo que genero la idea de un ser superior al que llamó Dios. Esto dio lugar a movimientos religiosos y sectarios, de los que derivaron las grandes conglomerados religiosos. pero sucedió que a medida que la ciencia iba dando respuesta a lo inexplicable, la fe en esa creencia de un ser superior se iba debilitando, ya que a medida que el ser humano iba adquiriendo conocimientos, se despejaban las tinieblas,  hasta llegar al día de hoy, donde solo la ignorancia es presa de la ficción, y la manipulación religiosa, y lo que se convirtió en un autoengaño que servía de autoconsuelo, ante la miseria y sufrimiento de los seres humanos, se ha ido convirtiendo en conocimiento y luz, y que ha ido aparcando las religiones al baúl de los ritos ancestrales. El problema es que aquellos imperios terrenales que se crearon con el engaño y ficción de las religiones, como el Vaticano y sus Iglesias, lucha a la desesperada para que sus pilares no se derrumben y se acabe el próspero negocio que mantienen a costa de los ignorantes y fanáticos, que permite vivir a los integrantes de un clero, con privilegios y exenciones especiales, a cuerpo de rey, como verdaderos sátrapas. Pero a la vista del cierre de seminarios,  las iglesias vacías y las catedrales abandonadas, muestran la evidencia de que los pilares en que se sostenían las religiones se derrumban estrepitosamente. Es lógico y natural.

No hay comentarios:

Publicar un comentario