sábado, 30 de enero de 2016

LA MALEDICENCIA

TODO TIENE SU ECO EN EL TIEMPO Y REGRESA MULTIPLICADO

La maledicencia, la calumnia y el chisme son propios de sociedades poco evolucionadas y es la falta de ética lo que nos hace ocuparnos más de la vida de los demás que de la propia, tal es así que pareciera que el chisme se ha convertido en el deporte favorito de muchos de nosotros. Los hay que chismean sin maldad aparente, sólo para sentirse importantes, otros lo hacen maliciosamente, con la intención de causar daño a alguien en particular, empujados posiblemente por un gran complejo de inferioridad. Se sabe que el rasgo principal del chisme es la mentira o la verdad dicha a medias, siendo parte importante, el infundio y la calumnia, que suelen acabar con el honor y la dignidad de una persona. Lo grave es que increíblemente se usa el chisme contra personas consideradas amigas, actuando con hipocresía y perfidia que nadie entiende. El daño causado por la maledicencia es muy difícil de reparar. No siempre nos damos cuenta del perjuicio. Se agravia, ofende y calumnia con un desparpajo increíble. En muchos casos la maledicencia se basa en afirmaciones sin sentido, pero una vez que han sido pronunciadas causan un daño difícil de reparar. Es tan aborrecible esta actitud que en muchas sociedades era castigada la maledicencia con la muerte o la lapidación. Esta cita va para vosotros......si para esa jauría que se enfangó en el lodazal de los insultos, la difamación y la calumnia. Vuestros actos han tenido su eco y este  un día será devuelto multiplicado por 10.

No hay comentarios:

Publicar un comentario