lunes, 8 de febrero de 2016

EL HOMBRE: CÁNCER DE LA TIERRA

EL INTELECTO HUMANO NO HA EVOLUCIONADO MAS QUE EL DEL HOMBRE DE LAS CAVERNAS


Los conceptos tradicionales de evolución sostienen que para que un ser pueda mantenerse dentro de una población a través de muchas generaciones, debe ser "extremadamente egoista", es decir, debe conferir alguna "característica" que contribuya a la prevalecía de su linaje.
El ser humano que partió de la nada, en el deambular de la historia, solo ha logrado las mas altas cuotas de miseria. Ha conseguido un desarrollo técnico industrial, pero ha congelado su evolución humanitaria y espiritual,  permaneciendo de forma atávica presos de nuestros instintos animales, convirtiendo esta sociedad, en un mundo materialista, donde lo único que importa es el Dios dinero y donde impera la ley de la selva, y nuestro instinto animal. Nos afanamos tras las posesiones materiales como si fuesen eternas y seguimos persiguiendo a las mujeres con la salvaje lujuria de las cavernas y creamos mas y mas armas para matarnos entre nosotros, absurdamente para asegurarnos la supervivencia. Nada ha avanzado nuestro intelecto desde la época del hombre de las cavernas; y que a nadie le quepa duda, si por la irresponsabilidad de algunos hubiese otra guerra civil, volveríamos a matarnos con la misma saña y crueldad que en la pasada contienda. Pocos vislumbran que nuestra vida es pura vanidad, que detrás de nuestro afán solo nos espera la muerte, la nada, sin atisbar que somos el cáncer, el gen maligno que destruirá la vida en el planeta y a toda la "humanidad" el gen que obstaculiza el poder modificar las bases biológicas de nuestra conducta y el progreso espiritual. Ver:  MEMENTO

No hay comentarios:

Publicar un comentario