jueves, 18 de febrero de 2016

LA INVOLUCIÓN DE PABLO IGLESIAS

EL DÍA EN QUE PABLO IGLESIAS PERDIÓ EL NORTE
El proceder absurdo e incoherente de Pablo Iglesias, nos llevan a una situación Kafkiana, en el sentido de que propugna una cosa y luego hace la contraria. La inserción en su programa de procurar que jueces y magistrados sean afines a la ideología del Gobierno, va totalmente en contra de la independencia judicial como hace poco el pregonaba. Pero hay mas, pretender una secretaría de anticorrupción dirigida por el Vicepresidente (que recaería en el mismo) otorgaría impunidad total a las fechorías de corrupción del mismo gobierno. Es decir que lo que Pablo ha pretendido es formar un Gobierno donde todos los resortes del Estado estén bajo su control, mucho mas absurdo cuando lo que propone no le corresponde a el, sino al candidato elegido por el Rey para formar Gobierno. No llego a comprender en que pedestal se ha subido Pablo Iglesias, cuando propone al candidato un gobierno donde la prioridad son los cargos, poltronas y carteras que ellos deben ocupar, antes de hablar de las coincidencias del programa, del gobierno para el progreso y el cambio real. Esta incoherencia y prepotencia de Pablo, ha desconcertado y decepcionado a las bases de Podemos, que contemplan atónitos, como las exigencias de Pablo, hacen imposible un pacto y nos lleva a nuevas elecciones, demostrando con ello un desprecio a todos aquellos ciudadanos que sufren una situación de emergencia, penalidades y miseria, y que habian depositado toda su confianza en el cambio.

   

No hay comentarios:

Publicar un comentario