jueves, 31 de marzo de 2016

EPOCA DE PICAROS, TRUHANES Y LADRONES

EL PODER ECONÓMICO COMO FRENO AL PROGRESO SOCIAL Y A LA LIBERTAD

Seguimos anclados en la idiosincrasia de aquella época barroca del siglo XVII, en la de Rinconete y Cortadillo y el Lazarillo de Tormes, una época de pícaros, estafadores, corruptos, saqueadores y ladrones, parias y asesinos, prostitutas y proxenetas, explotación cercana a la neoesclavitud, pobreza, y mendicidad, donde conviven la mas absoluta miseria con la gente opulenta de privilegios obscenos y riqueza insultante. Porque aunque hayamos dado pasos notables en tecnología y derechos, la esencia de la condición humana no ha evolucionado, se ha estancado. Han cambiado los marcos históricos, pero no el ser humano, dominado por la ambición, el egoísmo y el instinto animal, y aunque nos adornemos con una fina capa, para mantener las formas de educación y saber estar, en el fondo seguimos siendo unas bestias dominados por nuestros instintos propios del hombre de las cavernas. Dominados por gobiernos, detrás de los cuales siempre se oculta el verdadero poder, el de esa oligarquía económica, que con la aquiescencia de la Iglesia, ha dictado en un alarde de desprecio hacia las clases mas humildes de la sociedad, políticas de abuso, atropello, austeridad, recortes y precariedad, en un claro intento de dominar al mas débil y vivir a costa de los mas pobres; abominable  proceder que ha permitido un sistema neoliberal que han practicado los gobiernos en favor de los mas poderosos, permitiendo que hoy día como antaño sean los poderosos (Banca, el Ibex35 y la patronal) la que rija los destinos de la humanidad. Es hora de cambiar un sistema cuyo único Dios es el dinero, un sistema que vende y trafica sin escrúpulos, corrompe y envilece, empobreciendo a los mas débiles de la sociedad, generando unas desigualdades impropias de una sociedad civilizada, por otro mas humano, mas equitativo, mas solidario, mas evolucionado y justo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario