viernes, 1 de abril de 2016

LA QUE SE AVECINA

LA MALA GESTIÓN QUE PONDRÁ EN PELIGRO NUESTRAS PENSIONES Y EL ESTADO DEL BIENESTAR  HASTA LÍMITES INSOPORTABLES

El déficit es la diferencia entre lo que se recauda y lo que se gasta. El Estado español va acumulando déficit desde el año 2011, en que comenzó la legislatura del Sr. Rajoy a una media de 80.000 millones de euros anuales. El año 2015 valga como ejemplo el Estado español, recaudo 432.000 millones y gasto 479.000, lo que supuso un incremento de 47,000 millones, dando un total en cuatro años de 332.000 millones de déficit en las cuentas públicas. Esto supone un incremento bestial de nuestra deuda que incumple en mas de 1.5 puntos el déficit exigido por Bruselas, lo que equivale a unos recortes de mas de 20.000 millones de euros, que pondrá en peligro inminente nuestro estado de bienestar, sanidad , educación y pensiones, a menos que se empiece a recortar en gastos públicos que no afecten a los mas humildes y necesitados y se impida el fraude fiscal vía impuestos a las grandes empresas, se ataje el fraude la corrupción de forma tajante y se eliminen instituciones obsoletas para el estado (véase :Corona, Tribunal de Cuentas, Senado, ect y así hasta 500 instituciones totalmente prescindibles). ¿Sabían ustedes que lo que se recauda  en impuestos de las grandes empresas no alcanza el 6%, mientras que el trabajador llega a pagar una media de un 20%?¿Saben ustedes que lo que se defrauda a hacienda por corrupción alcanza los 78.000 millones de euros? ¿Y que el capital evadido a paraísos fiscales sustrae al fisco mas de 98.000 millones?¿Sabían ustedes que la única empresa que no produce y esta exenta de impuestos recibe a través de subvenciones directas o indirectas y exenciones de tributos y por obra y gracia de la casilla de la declaración de la renta  11.000 millones de euros anuales y que solo destina a obras sociales un 2,4% de todo lo que recibe de la x de la declaración de la renta, mientras mas de 2,5 millones de familias no tienen ingreso alguno. Queda patente que este sistema no funciona por su mala gestión, la corrupción, el despilfarro, y que es urgente cambiarlo si queremos que nuestra sociedad sea una sociedad de progreso, de equidad, de bienestar y justicia. Queda claro, o cambiamos o nos vemos abocados a la desigualdad, la pobreza y la miseria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario