miércoles, 13 de abril de 2016

LA UTOPÍA DE UN MUNDO FELIZ

BUSCANDO LA SOCIEDAD PERFECTA

En un país bien gobernado, la pobreza sería motivo de vergüenza, pero en un país mal gobernado, el motivo de vergüenza, sería la riqueza. La equidad, el término medio, debe consistir, en que ningún ciudadano sea tan opulento, que pueda comprar a otro, y que ninguno sea tan pobre, que se vea obligado a venderse. Porque así como nadie debe vivir a costa del trabajo de los demás, nadie debe verse obligado a trabajar para otro para poder vivir, sino para si mismo o para la comunidad. Sería la utopía perfecta de un mundo feliz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario