miércoles, 3 de agosto de 2016

EL ESPERPENTO NACIONAL II

LOS CIUDADANOS SE SIENTEN TRAICIONADOS Y DECEPCIONADOS.


El circo político al que nos tienen acostumbrados los políticos de turno va camino de convertirse en un esperpento por no decir en un drama nacional. Que a estas alturas con la emergencia social que viven mas de 15 millones de españoles, los políticos sigan sin tener voluntad de pactar en bien de los intereses de los ciudadanos, me parece un insulto y una burla a todos los votantes que expresaron en las urnas su opción de gobierno. 
Ha quedado constatado que a lo largo de estos seis meses de negociaciones, los únicos intereses por los que se mueven los políticos son los suyos propios, los de su partidos y los de los poderes ocultos que tras ellos se esconden y que en la mayoría de los casos los manejan como marionetas. Que decir de un Rajoy, preso no solo de la élite económica del país (Banca, Ibex35 o la multinacional), sino también por su patrona la Sra. Merkel y la Troika ("hombres de negro"); o que decir de un Pedro Sánchez, marioneta rota de la vieja casta del socialismo, (léase: Felipe Gzlez, Guerra, Corcuera, Bono, etc.), que siguen manejando los hilos del Partido Socialista, presionando como en el caso de Felpe G, para que el PSOE permita un gobierno del PP y que impiden en consecuencia el desarrollo de un programa social, como así constata el espíritu del partido socialista obrero español. En cuanto a Ciudadanos es fruta de un día que lo mismo que ha llegado desaparecerá en un tiempo muy breve y que lo único que busca es insertarse como grupo político si puede ser al lado de su lado izquierdo que es el PP. Lo que si es cierto es que los españoles estamos sufriendo las consecuencias de falta de gobierno, y no un gobierno cualquiera, sino de un gobierno de progreso y cambio, que vislumbre un futuro mejor, mas justo, mas solidario con los mas desfavorecidos, y que regenere no solo nuestro sistema democrático, sino la política y los políticos, con savia nueva, que permita alejar del espectro político las lacras sociales, ("males de la patria") que sufre España, como la corrupción, los paraísos fiscales, la inmoralidad pública, el fraude fiscal, la permanencia de instituciones prescindibles como el Senado, el Tribunal de Cuentas, el Consejo de estado, las diputaciones, etc., la impunidad de los corruptos y el saqueo constante de las arcas del estado, que están empobreciendo a las clases mas desprotegidas como la clase media y los asalariados. De nada sirve la nueva creación de empleo, si estos contratos son precarios, temporales, y con salarios de miseria que no permiten cubrir las necesidades básicas para  mantener un hogar dignamente. Eso no es trabajo señores, eso es esclavitud y por desgracia con los nuevos pagos que nos impone el FMI, supondrán mas penurias y recortes en servicios públicos y prestaciones , y mas empobrecimiento para las clases mas humildes. Si a esto le añadimos que el Estado está en quiebra técnica pues gasta mas que ingresa, supone que la hucha de nuestras pensiones seguirá vaciándose hasta dejarla a cero. Si la política fiscal no cambia en este país, tendremos un verdadero problema, que tendrán que solventar quitando partidas del presupuesto de otros organismos, o quedarnos en  menos de un año sin paga extra y quien sabe, si tal vez las reduzcan en un porcentaje, que nos acerquen a un pais bananero. Y todo esto en un país donde los sueldos de los ejecutivos y consejeros suben un 45% mientras los del resto de trabajadores se bajan en un 15% y donde 1.800.000 desempleados ya no cobran prestación alguna; en un país donde la pobreza infantil alcanza la escandalosa cifra de 570.000 niños que sufren hambruna, y donde decenas de miles de licenciados universitarios tienen que salir al extranjero en busca de alguna posibilidad de trabajo, ya que en España la única opción que les queda es trabajar de camareros con contratos de temporada, para verse de nuevo a la vuelta del verano, con el culo al aire. En fin, tan alarmante es la situación para media España, que el circo político que estamos contemplando nos parece una verdadera burla, por no decir un insulto.

Si no llegan a un pacto pensando en solucionar el verdadero drama social y económico que sufre media España, que se vayan todos a la calle, porque a la política se debe venir con vocación de servir al ciudadano, no al interés personal o de partido. La situación es difícil de solucionar, pero si hay voluntad de hacerlo se hace y punto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario