jueves, 15 de septiembre de 2016

UN PAIS SIN REMEDIO

UN PAÍS CONDENADO, LEJOS DE LA SOLIDARIDAD, MUY CERCA DEL CACIQUISMO, LA INJUSTICIA, LA PREPOTENCIA  Y LA DESIGUALDAD.
Pocas posibilidades hay de regenerar el sistema, la política y los políticos que hacen negocio con la misma, mientras exista esa mentalidad de desidia, resignación y pereza en la mayoría de los ciudadanos. Nuestro país siendo un país rico, esta siendo  empobrecido y saqueado, por esa élite político-económica corrompida, que no ha dudado en aplicar políticas de recortes y austeridad, al mismo tiempo que evadían el capital y creaba empresas en paraísos fiscales, esos que se llaman patriotas y ha contribuido a generar un déficit en las arcas del estado que estamos pagando todos los desheredados de la diosa fortuna, esos que han contribuido a generar una deuda superior al 101% y eso que cuando Rajoy llegó lo encontró en un 70%, esos que  con sus contratos basura y salarios de miseria contribuyen a aumentar el déficit de la seguridad social, por las bajas cotizaciones que generan, si, los mismos que salen impunes y no dimiten cuando son imputados, en un gobierno salpicado por la corrupción hasta el cuello, esos que con sus políticas han creado un déficit que genera unos intereses a pagar de 35.000 millones de euros al año, y que si la prima de riesgo llega a subir por cualquier circunstancia, la asunción de la deuda será un lastre que el Estado no podrá asumir y entonces, mas 15 millones de españoles empezaremos a pasarlas putas de verdad.

Y es que en un país, con un sistema neoliberal, donde la corrupción, la inmoralidad pública y la indecencia política, no se castiga en las urnas, la democracia se convierte en una farsa y el poder político es sustituido por el poder económico, donde la única ley que impera es la de la "selva" y el único dios al que se adora es al "dinero". 
Por desgracia quienes sufren las consecuencias son las clases mas desfavorecidas de la sociedad, donde aumenta la pobreza, se pierde poder adquisitivo y deterioran el estado del bienestar, creando una sociedad tremendamente injusta y desigual, donde las diferencias entre ricos y pobres no solo son escandalosas, sino obscenas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario