lunes, 21 de noviembre de 2016

LA INCERTIDUMBRE Y DESMOTIVACIÓN ESTUDIANTIL

EL ÉXITO O EL FRACASO ESCOLAR DEPENDE DE LA RECOMPENSA

La motivación para todo esfuerzo es siempre intrínseca y está relacionada con el entusiasmo ante cualquier actividad, cuando se visualiza que el esfuerzo tendrá una recompensa. A la ya penosa LOMCE y sus retrogradas revalidas, se le añade un aspecto negativo a las expectativas estudiantiles, que no saben por que carrera optar en función de las opciones laborales que conlleven, dada la situación de paro de decenas de miles de licenciados y el alto numero de parados. Si se deciden por la carrera que les gusta, posiblemente no tengan posibilidades de ejercer su profesión, si escogen otra carrera en función de las posibilidades de trabajo, arrastraran una secuela de desagrado y malestar por estudiar lo que no les gusta. Sin embargo lo que mas lamentan es que de todas formas se pasaran mas de 20 años sacrificándose con sus estudios, para que al final no tengan expectativas en el mundo laboral y tengan que acceder a otros puestos de trabajo que nada tienen que ver con sus estudios ó en el mejor de los casos emigrar al extranjero en busca del puesto soñado.  Es evidente que el alumno debe de estar motivado, para poder sentir que a largo plazo, el echo de sacrificarse tantos años estudiando se traducirá en beneficios y mejoras en el desarrollo de su propia identidad y en su vida. La nefasta LOMCE ha hecho que un 33,7% de los universitarios hayan tenido que abandonar la Universidad por no poder pagar las altas tasas. Si no se motiva al estudiante con expectativas reales, el sentimiento de fracaso se adueñara de su sentir, pensando que el esfuerzo es una pérdida de tiempo, ya que el mismo no se traduce en una posibilidad real de alcanzar metas que le den seguridad, empleo y estabilidad. Lo que es cierto es que esta desmotivación acarrea un bajo rendimiento y un frustración estresante. El reto es ofrecer al estudiante una recompensa real al finalizar sus estudios, como el mejor medio para su motivación y rendimiento académico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario