lunes, 9 de enero de 2017

UN PAIS ASENTADO SOBRE LA CULTURA DE LA CORRUPCIÓN

HAY ALGO PEOR QUE LA CORRUPCIÓN: LA IMPUNIDAD DE LOS CORRUPTOS

 El triunfo del PP, en las recientes elecciones generales, llamó la atención y sorprendió. Nadie comprendía que un país que soporta tal nivel de corrupción, volviera a elegir mayoritariamente a quienes han sido una fuente fecunda de corruptos. Por este motivo se ha hecho evidente una desagradable percepción de la impunidad en este país, porque la sociedad lo que viene a decirle a los corruptos es que sigan robando, mientras yo siga ganando, anteponiendo la economía a la honradez, la justicia y la integridad personal. En este país cuya democracia es una gran farsa, no pasa nada. Trillo según el dictamen del Consejo de Estado tiene parte de responsabilidad en la tragedia del Yakovlev 42, pero no pasa nada. Durante el mandato de Esperanza Aguirre se desarrollaron las tramas Gurtel, Púnica, el affaire de Granados, el ático de González, etc, etc, y 10 alcaldes de la Comunidad y del PP imputados por corrupción, pero aquí no pasa nada. Barcenas imputado por varios delitos de corrupción, con 50 millones en paraísos fiscales y aquí no pasa nada. Rajoy envía un mensaje a Bárcenas en la cárcel y aquí no pasa nada. Cospedal miente descaradamente en la indemnización por diferido a Bárcenas y no pasa nada. El Clan Pujol son los Ali Baba de España y aquí no pasa nada. Blesa y Rato responsables de la quiebra de Bankia y estafadores con las preferentes de miles de ciudadanos, siguen campando a su aire, porque  aquí no pasa nada. Mas de 100 Ayuntamientos del PP están siendo investigados por diversos delitos de corrupción, entre ellos las mordidas en los diferentes contratos que los responsables han realizado beneficiando al amigo de turno a cambio de una sustanciosa gratificación, y se supone que un 65% de los ayuntamientos menores de 5000 habitantes pueden estar incursos en dichos delitos, pero no pasa nada. Ya son 475 los cargos públicos del PP que han sido imputados, pero aquí no pasa nada. En un país donde ni Gobierno ni sus cargos públicos asumen responsabilidades, ni se les exigen a quienes deben responder de sus delitos, se esta usurpando el estado de derecho  la democracia, la decencia, la Ley y la Justicia, y solo se puede llamar de una forma: Dictadura Oligárquica. Una sociedad que elige, por notable mayoría, al partido que ha sido una fuente importante de corrupción, es una sociedad que antepone otros valores a la honradez, la integridad y la ética. Esta claro que a los españoles nos interesa mas nuestra comodidad que el sufrimiento de los demás. Un país insolidario que se ha asentado sobre la cultura de la corrupción y se queda tan pancho. Mientras nuestra democracia no se consolide como un estado de derecho donde se suprima la prescripción de los delitos de corrupción, donde solo se salde la pena del corrupto cuando devuelva el dinero robado, donde se supriman los aforamientos de cargos públicos y se elimine el privilegio de nombrar a dedo a cargos de la administración pública, seguiremos siendo un país de tortilla y pandereta, adormecido con el opio de los toros, el botellón y el fútbol, un país de señores y siervos, señoritos y criadas, nobles y vasallos, de amos y esclavos. Insisto en que si hablo de estas cosas es porque pienso que el silencio y la pasividad ante el sufrimiento de los mas necesitados, es hacerse cómplice y responsable de ese sufrimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario