lunes, 23 de enero de 2017

UN SISTEMA TREMENDAMENTE DESIGUAL E INJUSTO

MEDIA ESPAÑA SUMIDA EN LA POBREZA DE LA POSTGUERRA

Hoy en España tenemos 1,7 millones de niños que viven bajo el umbral de la pobreza (y eso sin contar las etnias gitanas, rumanas o sudamericanas que suman otro millón mas), niños que son candidatos a sufrir hambruna y malnutrición, a sufrir las inclemencias del tiempo en invierno en sus propias casas y lo que es peor a no tener un presente y un futuro dignos. El estado del Bienestar se ha laminado hasta tal punto que millones de personas vuelven a sufrir un status social parecido al de la postguerra.¿Que ha pasado para que de un vuelco tan drástico el hábitat social y económico de los mas débiles de la sociedad? Nuestros abuelos lucharon por dignificar la vida de los ciudadanos, con sudor, lagrimas y muchas veces con la cárcel, pero lograron que el nivel de vida de los mas pobres fuera mas soportable, mas digno, acorde con la condición humana. Nuestra entrada en la Unión Europea, supuso el fin de una época dorada, pues este club se formó para globalizar el mercado y a los trabajadores a fin de que el capital pudiese ampliar sus posibilidades de aumentar sus riquezas, y de la noche a la mañana medía Europa se vio arrastrada a la pobreza, perdiendo de forma brutal el poder adquisitivo y el status social de que había gozado. La crisis y el neoliberalismo de capitalismo salvaje (véase reforma laboral) contribuyó a empobrecer aún mas a las clases medias y a las pobres, logrando que por primera vez en la democracia los nuevos trabajadores siguieran sumidos en la pobreza a pesar de tener empleo. Tenemos los salarios mas bajos de la UE y la mayor precariedad en el empleo. El SMI ocupa el penúltimo lugar, solo por encima de Portugal e Irlanda y somos un país donde el I+D, no tiene aportación ni subvención, disminuyendo drásticamente nuestras posibilidades de ser un país productor, convirtiéndonos en un país de servicios que vivimos del turismo. Decenas de miles de nuestros universitarios licenciados se dedican a servir copas con trabajos precarios y salarios indecentes.¿Que pasará si un día por cualquier circunstancia el turismo deja de ser nuestra fuente de ingresos? Que España se convertiría en un país tercermundista y el hábitat de las ciudades sería muy parecida a la que vive Brasil en Río, cientos de edificios pertenecientes a la élite económica y millones de favelas en torno a las mismas que sobreviven malviviendo, recurriendo a la picaresca, la delincuencia y la mendicidad. Ese será nuestro futuro si la oligarquía sigue marcando las políticas sociales del país. España necesita regenerar el sistema, la política y los políticos, a fin de que la sociedad sea mas solidaria y mas justa con los que mas sufren, impidiendo esas abismales desigualdades económicas, que excluyen, marginan y empobrecen cada día mas a millones de ciudadanos, mientras la élite de privilegiados se enriquece a costa de los demás. Y no estoy hablando de marxismo o comunismo, estoy hablando de una sociedad mas justa, mas digna, mas solidaria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario