domingo, 5 de febrero de 2017

UNA SOCIEDAD DONDE IMPERA LA LEY DE LA SELVA

ES INDECENTE QUE HAYA TANTA GENTE SIN CASA Y TANTA CASA SIN GENTE

No se puede consentir que mientras las grandes fortunas aumentan sus riquezas, al mismo tiempo aumente en millones el nº de pobres que se ven excluidos, marginados y expulsados de sus hogares. Cuando los representantes de los ciudadanos consienten estas calamidades, no son dignos de ostentar el poder. Hoy me quiero sumar a la denuncia hecha en la Gala de los Goya, sobre las desigualdades que en este país están siendo tan brutales, que están llevando a muchas familias a quedarse sin casa, con tanta casa vacía, donde el gobierno se gasta con el dinero de los contribuyentes miles de millones de euros en rescatar bancos y autopistas, y no pone un euro para rescatar del drama de quedarse sin hogar a cientos de miles de familias, vergüenza de una sociedad civilizada, donde las premisas de hermandad, igualdad y Justicia social han sido relegadas a un segundo plano, colocando al Dios Dinero por encima del dolor y sufrimiento de millones de familias y a nuestra sociedad en un mundo donde solo triunfa el mas afortunado, donde rige la ley de la selva: el mas fuerte explota, esclaviza y se enriquece a costa del mas débil. ¿Como es posible que permitamos una situación donde millones de seres humanos pasan penurias y no llegan a fin de mes, mientras una élite privilegiada acumule riqueza con unas diferencias abismales entre las clases adineradas y las clases mas humildes de la sociedad? Cuando España está inundada por el hedor de la corrupción, el saqueo del dinero público y la avaricia de los bancos y banqueros, millones ciudadanos ven congelados sus sueldos, reducidas sus pensiones, desahuciados de sus casas, en el paro y en el mas completo desamparo, mientras se dilapidan los ahorros de los contribuyentes que impotentes, asisten a un espectáculo bochornoso como el rescate de la Banca, las autopistas de peaje o el pestilente mundo de la corrupción. En España miles de niños pasan hambre, mientras se dilapidan millones de euros en otros menesteres totalmente prescindibles ¿Es que a los políticos no se les cae la cara de vergüenza, cuando ven enfermar y morir a personas por carecer de alimentos y medicinas con las que paliar sus penurias? Porque todo es soportable para un hombre, menos el contemplar como sus hijos pasan necesidades, miseria y hambre. Si ninguna formación política es capaz de impulsar los cambios necesarios, para mejorar la vida de la gentes, este país se estancará, retrocederá en derechos, libertades y bienestar social y lo que es peor, cercenara la esperanza de un futuro mejor, mas digno, mas justo. Ante este panorama, para el ser humano, dejan de tener valor, el orden, la justicia y la ley. Ver: desahucios

No hay comentarios:

Publicar un comentario