jueves, 9 de febrero de 2017

LA IMPUNIDAD DE LOS CORRUPTOS, NO SOLO INDIGNA, APESTA

EN ESTE PAÍS, EL NIVEL DE CORRUPCIÓN, VA PAREJO AL NIVEL DE VOTOS. ENTRE MAS ROBAS MAS TE VOTAN

Rodrigo Rato ha defraudado a hacienda mas de 7 millones de euros, pero el tío sigue disfrutando de la vida y de libertad, Blesa esta imputado por 3 delitos de corrupción, pero sigue disfrutando de la vida. Bárcenas ha afanado mas de 50 millones y sigue en libertad. Los Pujol han afanado con el 3%, mas de 3.000 millones de euros y siguen en libertad. Rajoy envía un mensaje a Barcenas y no pasa nada. Podíamos seguir así hasta 1270 investigados a los que la Policía y Guardia Civil ha presentado ante el Juez con pruebas evidentes de sus delitos. Todos ellos se declaran inocentes y dicen que todo es mentira. Se imaginan que la policía pillase a un criminal dando una puñalada a su victima y que dijera al juez, que el es inocente y que todo es mentira y el Juez dijera: "Ah, si es mentira, entonces siga usted con su vida" . La burla es tan indecente, que los españoles nos sentimos asqueados. ¿Pero en que país vivimos? Se ríen de todos con una desfachatez que raya en la prepotencia y el cinismo mas descarado. Un país  donde se estima mas al que vive de los otros, que al que trabaja noche y día, al que roba y esta fuera de la ley, que al que ayuda a la justicia y no duda en sancionar, la España barroca del revuelto, del odio, de la envidia y la ojeriza, de la inquina, del acoso y el abuso, donde la franqueza es grosería y la buena fe candidez, un país donde ha vuelto el derecho de pernada, si en algo estimas tu jornal, y tu soldada, un país donde la democracia solo es un remedo de la oligarquía capitalista, donde la falta de regulación de mercado se ha convertido en un neoliberalismo avasallador donde el poder del dinero, corrompe, especula, vende, trafica, envilece, explota y establece la política social que a su soberbia le apetece, donde se  arrincona la virtud y  la inteligencia y se premia el vicio, la fuerza bruta y la malicia. Y es una inicua injusticia y de una crueldad extrema, que miles de criaturas, carezcan de lo mas básico, sujetos a toda clase de privaciones, sumidos muchos de ellos en la ignorancia o empujados por hambre a los delitos, en  tanto miles de egoístas acaudalados, enlodados hasta el cuelo de corrupción, embrutecidos por la ambición y la codicia, arrojen puñados de oro en el fango del lujo y de los vicios mas desenfrenados, en caprichos extravagantes y groseros placeres, que configuran el miserable carácter que les hace pasar del tedio al rencor, del aburrimiento a la venganza, de la lascivia a la impiedad, de la ingratitud a la mentira y de la vanidad a la soberbia y crueldad, eso si, siempre viviendo a costa de los demás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario