jueves, 23 de febrero de 2017

SI LA JUSTICIA NO ES IMPARCIAL, LA LEY PIERDE EL RESPETO

LA CORRUPCIÓN NOS PERJUDICA A TODOS, PERO LO MAS INDIGNANTE, ES AQUELLA JUSTICIA QUE DA  IMPUNIDAD A LOS CORRUPTOS.

La política es la conducción de los asuntos públicos para el provecho de los ciudadanos, cuando esta se infecta con la peste de la corrupción, debe cortarse por los sano, para evitar el contagio del resto. Así evitaríamos el bochorno que sentimos los españoles sabiendo que vivimos en el país mas corrupto de Europa. Una democracia corrupta nunca puede ser imparcial al imponer la Justicia. La corrupción al igual que un cáncer, es como una bola de nieve, una vez que empieza a rodar si no se la para, seguirá creciendo. Y ya esta bien de que en este país colguemos a los ladrones de poca monta y dejemos libres y en la impunidad a los grandes ladrones . Un poco de decencia señorías. La purga y persecución de Jueces y fiscales que han perseguido la corrupción es de tal gravedad que se impone una investigación a fondo, porque no es propio de un estado de derecho, que a unos imputados se les apoye incondicionalmente y otros sean condenados directamente a la cárcel. El apoyo y la connivencia con ciertos imputados por corrupción como el caso Rato, Noos (Urdangarin y la Infanta), Blesa, Los Pujol, Bárcenas, Ana Mato, la financiación del PP, los discos duros de Génova, entre otros, son casos que avergüenzan a propios y extraños. La depuración de los fiscales que han perseguido la corrupción, ha sido propio de un país oligárquico, donde la democracia y el estado de derecho han sido sustituidos por una dictadura, propia de un país bananero. La imagen de un fiscal apoyando y defendiendo a los imputados, ha hecho un daño gravísimo a esta institución, que ha perdido credibilidad y ha arrastrado en este declive a lo mas sagrado que debe tener una democracia: la independencia de la Justicia. Señores, Europa nos mira con asombro y bochorno, es hora de ponerse manos a la obra y regenerar el sistema, la política y muchos políticos, por decencia y por regeneración democrática. Si no luchamos por acabar con la corrupción terminaremos formando parte de ella. Y eso nos perjudica y nos sumerge en el fango a todos. Cuando la Justicia no se atiene a la Ley, esta pierde el respeto que se merece. Que no se enfangue mas el panorama nacional, impartiendo una Justicia para los poderosos y otra para los débiles. Seamos íntegros y honestos. Porque una democracia representativa, se sustenta sobre transparencia, la justicia, la igualdad y la decencia política.

No hay comentarios:

Publicar un comentario