viernes, 17 de febrero de 2017

UN FUTURO LLENO DE NUBARRONES NEGROS Y ALARMANTES

RETROCEDEMOS A LA ÉPOCA DE LA PREGUERRA CIVIL
En un país con sueldos y pensiones mas bajas y la mayor tasa de paro, tener los costes mas altos de la UE, en agua, luz y gas, debiera ser considerado como un delito de lesa humanidad, desde el momento en que cada año surgen 400 nuevos millonarios y 1 millón mas de pobres. Esto conduce a una radicalizad muy parecida a nuestra preguerra civil, donde quedo evidente que se originó por las abismales desigualdades entre ambos extremos: fanáticos defensores de las políticas de derechas, frente a una ideología radical de la izquierda, pero sobre todo por la gente hambrienta, contra la gente acaudalada, extremismos que también ahora van acentuando el odio, la hostilidad y la confrontación, donde se dio suelta a odios reprimidos y a venganzas injustificadas. La verdad es que fue una oportunidad para vengarse de los resentimientos acumulados, por tanto abuso, atropello, corrupción, inmoralidad pública, y explotación, "como ahora". Si esto se agrava puede volver a ocurrir, de hecho se oyen cada vez mas soflamas en tal sentido, tanto de izquierdas como de derechas, y muchos están considerando la oportunidad de una nueva guerra como medio de resolver por las bravas aquellos agravios, abusos y atropellos que se han intensificado en los últimos años. Solo los que conocieron aquellos brotes de odio ciego y matanzas indiscriminadas por toda España, saben que se fraguaron en el caldo de cultivo de las desigualdades, la inmensa pobreza frente a la escandalosa riqueza, la explotación indigna del obrero, frente a la opulencia del patrón, del terrateniente y del banquero. Lo que si es cierto es que de solo pensarlo, uno tiene una sensación de terror ante lo que supondría la "limpieza" de los contendientes en la lucha, sus acciones vengativas, y los crímenes fratricidas, que habrá de llevar a muchos a lidiar con un bando u otro independiente de su ideología, como pasó en ambas zonas en nuestra triste contienda donde muchos jóvenes con ideología de izquierda, se integraron con las tropas vencedoras, para evitar ser victimas de represalias tanto ellos como sus familias. Ante esta caótica y lamentable situación social, solo cabe esperar un poco de sensatez y responsabilidad en los políticos, sobre todo de aquellos que ostentan el poder económico, para que nuestra sociedad sean un poco mas solidaria, mas coherente, mas humana y mas justa, porque será la única forma de caminar hacia el progreso y la paz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario