sábado, 8 de julio de 2017

LA POBREZA QUE LASTRA A NUESTRA JUVENTUD

MARGINACIÓN, EXCLUSIÓN Y POBREZA.
A la burla que hacen a los ciudadanos insultando su inteligencia ("me refiero la la última de Ciudadanos, ofreciendo como un triunfo la exención de no declarar el IRPF a los que ganen menos de 14.000 euros. Es que vais a pagar lo mismo a final de mes, lo único es que exime de hacer la declaración de la renta y los de ese tramo ya estaban exentos"). A parte de esta tomadura de pelo, existen otras situaciones mas tristes, como la que sufren una mayoría de nuestros jóvenes que sufren una pobreza severa, y ya no me refiero a los que ni estudian ni trabajan, sino a los que trabajan o están en el paro, y siguen siendo pobres. Es muy triste que en una generación sobradamente formada y cualificada, se están dando millares de situaciones de vulnerabilidad que claman al cielo.

  Con los ingresos que reciben los nuevos trabajadores son insuficientes para poderse emancipar y han de seguir con sus padres o abuelos, a pesar de la mejora laboral de la que presume el PP, cuya reforma impide una evolución positiva tanto en el empleo como en la precariedad. Una salario de media jornada y temporal no te soluciona la vida ni te ofrece un futuro estable, ni te permite vivir de modo digno y autosuficiente y, por desgracia todo el empleo que se crea tiene ese formato. Si a esto se añade que los empresarios les sale mucho más rentable contratar a jóvenes en prácticas, en muchos casos sin compensación económica alguna, podemos decir claramente que las cosas van rematadamente mal, para los jóvenes y los no tan jóvenes.
Los índices macroeconómicos sitúan a España como uno de los paises que mas avanza y crece, sin embargo esta mejora socioeconómica, no repercute sobre las clases más desfavorecidas de la sociedad, sobre todo en el colectivo de la juventud, que se siente desorientada y frustrada ante la falta de horizonte y perspectivas que le ofrece el mercado laboral para obtener un trabajo digno con un salario decente. Es una verdadera pena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario