miércoles, 20 de septiembre de 2017

GENTE MUY RICA, GENTE MUY POBRE

LA OBSCENA DESIGUALDAD QUE DIVIDE A LA SOCIEDAD EN DOS CLASES BIEN DIFERENCIADAS: UNA ELITE TREMENDAMENTE RICA Y UNA MAYORÍA QUE CADA DÍA SE HUNDE MÁS EN LA POBREZA

El otro día alguien me decía: Manuel ¿para que escribes sobre política?. Si a nadie le interesa. En este país la gente pasa de la corrupción, de los políticos, del saqueo de las arcas públicas, de la hambruna de miles de niños, de los salarios de miseria, de las desigualdades tan abismales entre ricos y pobres que llegan a ser obscenas, de los abusos e injusticias con los más débiles, de la inmoralidad de los políticos, etc. Mientras a ellos no les afecte, no quieren saber nada. Y tenía razón, muestra es que entre mas roban y saquean más les votan, entre más corrupción mas les apoyan y entre mas bajan y congelan los salarios y pensiones, más elecciones ganan. Yo sin embargo seguiré escribiendo y opinando, aportando mi granito de arena contra los abusos, injusticias y atropellos de los poderosos, pero sobre todo como muestra de solidaridad con aquellos que más sufren la pobreza y la miseria. Otros, pudiendo denunciar las injusticias,  disfrutan más hablando del tiempo o de la poesía. Y así nos va, que este país  cada día que pasa, va pareciéndose más a un país bananero, donde existe una élite escandalosamente rica, mientras la gran mayoría sufre miseria, penurias y hambre y donde o eres tremendamente rico o pobre de solemnidad. Un modelo de sistema caótico y bochornosos propio de la especie humana. Que triste.

No hay comentarios:

Publicar un comentario