martes, 3 de octubre de 2017

LA POLÍTICA DEBE SER DIALOGO, NUNCA FUERZA O VIOLENCIA

Porque sigue creciendo la tensión de forma exponencial y las declaraciones de algunos periodistas incendiarios al estilo de Alfonso Rojo, Inda, Marhuenda o el Arcadi Espada no ayudan a calmar la situación. Cataluña será independiente o no lo será, pero lo que está claro es que el nefasto proceder de Rajoy, y la deriva independentista de Puigdemon, ha provocado que ya nada vuelva a ser como antes, ni en España ni en Cataluña. El cambio será sobre todo político mediante el diálogo o, la situación empeorará. Los lideres mundiales ya le han dado un toque de atención: mas diálogo, menos violencia. Cataluña no debe independizarse, porque nos necesita, igual que España necesita a Cataluña. Por eso deben ponerse sobre el tablero soluciones que satisfagan a ambos sin tener que romper España. Ni jueces, ni fiscales ni policías serán elementos válidos para darle solución a tan grave problema. La aplicación del Art. 155 traerá aparejada la suspensión de cargos públicos con nuevas elecciones, lo que supondrá un apoyo mayor a los que representan las tesis independentistas. La ley de seguridad nacional con un estado de alarma y excepción va a empeorar las cosas, aunque haya relevo de interlocutores. Tan solo un mediador no vinculado, podrá dar un poco de aire para llegar a un acuerdo pactado, para que en un marco de federalismo y plurinacionalidad deje de temblar España, jubilando a los dinamiteros y construyendo no solo una nueva Cataluña, sino una nueva España, sin olvidar que si nadie puede estar fuera de la ley, tampoco se puede utilizar la ley del mas fuerte, sin riesgo de pervertir esa misma ley. Vuelvo a repetir, todo conflicto debe terminar por donde debió empezar: el diálogo y la paz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario