miércoles, 4 de octubre de 2017

ROZANDO EL PRECIPICIO

La huida hacia adelante de Cataluña esta colocando a esta comunidad al borde del abismo. Si los catalanes y su gobierno siguen empeñados en su deriva de independencia y no cesan en sus manifestaciones contra las fuerzas del orden público, caminarán irremediablemente hacia un futuro muy triste y lleno de amarguras, ya que obligarán a que se tomen medidas drásticas, no sólo aplicar el Art. 155 o la ley de seguridad nacional, sino también declarar el estado de alarma y excepción en toda la comunidad catalana, pasando a ser controlada la misma por las Fuerzas Armadas lo que conllevará pérdida de derechos y libertades  recogidos en los Art. 18, 19, 20, 21, el 28 y el 37 de nuestra Constitución, con el consiguiente peligro de enfrentamientos y violencia. Mas les valdría parar el delirio en el que se han metido, dar marcha atrás, aceptar las reglas del juego democrático y empezar de nuevo en un marco de diálogo y entendimiento. Será de una irresponsabilidad gravísima que continúen con su fantasía independentista, porque solo van a encontrar sufrimientos, penalidades y cárcel. Las manifestaciones contra las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado, atentando a su dignidad e integridad física, humillándoles públicamente, no van a quedar impunes, eso deben tenerlo muy en cuenta, si siguen por ese camino que les conducirá a su perdición. Recapaciten, eviten una guerra, que debe terminar por donde empiezan todas: por el diálogo, el entendimiento y la paz

No hay comentarios:

Publicar un comentario