miércoles, 8 de noviembre de 2017

USURPADA LA DEMOCRACIA, TRANSFORMADA EN OLIGARQUÍA

LA ÉLITE QUE GOBIERNA EN LA SOMBRA CONVIRTIENDO A ESPAÑA EN UN PAÍS BANANERO

Cuando en un país,  los intereses del Estado prevalecen sobre la ética, la moral y el servicio a los ciudadanos, la democracia se convierte en una farsa, donde las élites (oligarquía) toman el poder y establecen la política que aplican al pueblo, según convenga o no a sus intereses. Con una ultraderecha envalentonada, la excarcelación de los investigados por corrupción, Ignacio González, Francisco  Granados, Bárcenas, Rodrigo Rato, etc., etc. y la intervención de Montoro en las cuentas del Ayuntamiento de Madrid para evitar que se dediquen los fondos a inversiones públicas, podríamos decir sin lugar a equivocarnos que el Gobierno está aplicando políticas al dictado de esa élite que gobierna en la sombra, que es la que verdaderamente mueve los hilos del poder político y económico de este país que es favorecida con leyes tan drásticas para los trabajadores como la reforma Laboral, o las privatizaciones de empresas públicas, o la venta de vivienda pública a fondos buitre,  en detrimento de esa mayoría de ciudadanos a los que se les recorta el sueldo y congela las pensiones, mientras sigue subiendo la cesta de la compra 2,8 puntos por encima del poder adquisitivo. Esta no es la política que inspiran las democracias, es la política de las oligarquías cuyo poder está creando las mayores desigualdades entre clases sociales, donde una élite se enriquecen escandalosamente mientras la gran mayoría es más pobre cada día. En pleno siglo XXI volvemos a los estándares sociales de la época feudal: señores y siervos, nobles y vasallos, amos y esclavos, caciques y parias, señoritos y criadas. España como a lo largo de la historia, avanza un paso y retrocede 2, llevándonos a un bucle de lucha continua por la recuperación de derechos y libertades, igualdad y justicia social, que a continuación vuelven a ser pisoteados y o eliminados. Un país cavernícola, atrasado, fratricida, de caciques, ladrones de guante blanco y corruptos que manchan y empobrecen a este país, y no por ser un país pobre sino por el saqueo e inmoralidad  de tantos sinvergüenzas, mangantes y ladrones. Me avergüenzo de un país que comulga con la inmoralidad pública y la corrupción, un país  donde se estima mas al que vive de los otros, que al que trabaja noche y día, al que roba y esta fuera de la ley, que al que ayuda a la justicia y no duda en sancionar, la España barroca del revuelto, del odio, de la envidia y la ojeriza, de la inquina, del acoso y el abuso, donde la franqueza es grosería y la buena fe candidez, un país donde ha vuelto el derecho de pernada, si en algo estimas tu jornal, y tu soldada, un país donde la democracia solo es un remedo del estado de derecho, donde se  arrincona la decencia y  la inteligencia y se premia el vicio, la fuerza bruta y la malicia. Que decepcionante y que triste.

No hay comentarios:

Publicar un comentario