jueves, 16 de noviembre de 2017

NAVIDADES MARCADAS POR LA POBREZA ENERGÉTICA Y LA FALTA DE RECURSOS DE MILLONES DE FAMILIAS QUE SOBREVIVEN POR DEBAJO DEL UMBRAL DE LA POBREZA

CONTINÚA LA PÉRDIDA DE PODER ADQUISITIVO DE PENSIONISTAS Y TRABAJADORES 
La cesta de la compra no solo no se moderará estas navidades, sino que se disparara, muy por encima de la mísera subida de salarios y pensiones. Mientras el incremento del PIB, sube en un 3,02%, resulta que los precios suben un promedio anual de de un 2,1%, mientras que los sueldos de aquellas empresas que aún tienen convenio solo aumentaron un 1,4%, perdiendo 7 décimas anuales de poder adquisitivos, lo que en 4 años se traduce en una perdida de casi 3 puntos. Peor aún le va a los pensionistas cuya subida ha sido de un 0,25% con una pérdida acumulada de poder adquisitivo al día de hoy de 6,8 puntos, pérdida que a los pensionistas que menos cobran los ha llevado a una pobreza severa, lo que supone un atropello a los derechos de nuestros mayores. La pérdida de poder de compra para estas navidades será brutal para un gran colectivo de familias con pobreza energética y familiar, donde los productos que mas se consumen en estas fechas: cordero, pescados, aceite de oliva, frutas y legumbres, sufrirán una subida de un mínimo de un 30% y en algunos casos del 130%, condenando  estas familias al menú de los pobres de solemnidad: patatas y pastas, para vergüenza de nuestros políticos. En la cúspide de la élite económica, sin embargo, los beneficios aumentan un 5% y el reparto de dividendos para accionistas en un 11%. Un 60% de los pensionistas percibe una pensión por debajo de 700 euros lo que les sitúa por debajo del umbral de la pobreza, ya que el mínimo de subsistencia está cuantificado en una pensión que ronde los 1000 euros. Y si alguien ha sostenido el soporte social de la crisis dando cobertura a hijos y nietos, evitando que el sistema saltara por los aires, han sido los pensionistas, por lo que creo que se merecen una consideración especial. La irresponsabilidad de las políticas del Gobierno permitiendo unos salarios tan bajos que apenas cotizan a la seguridad social y dilapidando los fondos de pensiones, ha provocado el mayor agujero de la historia de la seguridad social y puesto en grave riesgo el futuro sistema de pensiones en un plazo no muy largo. Esto abocará en el futuro a reivindicaciones sociales mediante manifestaciones o huelgas que los sindicatos ya están preparando, para cumplir el compromiso que nuestra sociedad tiene con nuestros mayores, con los trabajadores y con todos los que sufren pobreza y exclusión social.

No hay comentarios:

Publicar un comentario