miércoles, 6 de diciembre de 2017

LA EXTREMA DERECHA BUSCA PROTAGONISMO COMO SEA.

Por desgracia Cataluña y la defensa de la Unidad de España ha sido un conflicto que ha hecho resurgir y ha canalizado las fuerzas de extrema derecha y los fascismos durmientes, con un alarmante repunte de las actitudes violentas, típicas de esa extrema derecha. Las expresiones grandilocuentes en relación con Cataluña, tales como Golpe de Estado, sedición o amenaza de la ruptura de España, tan solo eran la herramienta que justificaba este repunte absurdo de la violencia, pues desde el primer momento todos sabíamos que el delirio catalán era un circo y una payasada, que no tenía ningún recorrido, pues las herramientas de la democracia, entre ellas la Constitución eran suficientes para detener tal delirio, como así ha sido y que servirá de escarmiento para que dejen de hacer el imbécil de una vez por todas. Pero eso no justifica que ciertos grupúsculos lo utilicen como excusa para sembrar el terror y provocar situaciones violentas que desencadenen en otras peores. Por fortuna en España los grupos de extrema derecha que tengan representación política es tan escasa que tienen que manifestarse violentamente para hacerse notar. La falta de un liderazgo claro y de un proyecto viable, hace que se diluya el discurso de ultraderecha y aunque las personas afines a la extrema derecha se sienten cómodas en partidos conservadores que hacen una defensa a ultranza de la unidad de España como el PP y recelan del resto de formaciones, no tienen cabida en una sociedad amparada por la constitución y el estado de derecho. No es necesario que nos enseñen a ser patriotas, o a defender los derechos de los españoles, porque todo español de bien lo es y defendemos la Unidad de España como algo nuestro sin tener que recurrir al esperpento. Pero sobre todo no hace falta escudarse en la simbología de la bandera y en el sentimiento patriota, porque la bandera es de todos y los sentimientos patriotas se suponen adquiridos por derecho. Y aunque este radicalismo tanto de izquierda como de derecha son la antítesis, no hay que olvidar que los extremos se tocan. Así que calma, serenidad y si queréis intervenir en la función pública, fundar un partido como hizo Podemos y discutirlo en el Congreso que es donde se deben manifestar vuestras propuestas, programas políticos y proyectos de futuro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario