jueves, 11 de enero de 2018

LA ALARGADA SOMBRA DE LA ESPAÑA CAINITA

Este día pasado  fui a recoger a mi mujer al trabajo y la esperé en una cafetería cercana, frecuentada por la crema de la gente pija de Madrid. Los comentarios que escuché, me hacen escribir hoy este artículo, comentarios que reflejaron de forma muy evidente que la sombra de Caín sigue siendo alargada en España, y lo que esta pasando en el ámbito político es buena prueba de ello. El desarrollo de una política que se vuelve por momentos crítica, retorcida en ocasiones hasta el esperpento. Con unas heridas en el PSOE que no cicatrizan, lucha de poltronas en PODEMOS, desesperación en el PP por seguir gobernando y eludiendo los casos de corrupción, con Ciudadanos (la derecha del PP) en ascensión meteórica al servicio del IBEX35, igual que la antigua CEDA, las actitudes provocativas de la extrema derecha (cachorros del fascismo) con amenazas de muerte a políticos de izquierda, un gobierno desesperado en manos de caciques y banqueros que lo mangonean con su poder económico, unos trabajadores que siguen empobreciéndose hasta lo insoportable, despojados de sus derechos laborales, la arrogancia de los privilegiados que sigue provocando el rencor de los humildes, una desbordante corrupción, la desvergüenza de los políticos luchando por la poltrona, olvidándose del pueblo que sufre, el ansia de revancha de aquellos que una vez tuvieron el poder y se sienten ninguneados, la ignorancia y el odio del pueblo humilde hacia los que explotan, humillan, saquean y roban a manos llenas, han sido ingredientes  que ya sirvieron una vez como olla a presión para que nuestra querida España terminase de forma trágica, donde prendió la llama de un antagonismo irreconciliable y violento. La altura de miras, la responsabilidad, la generosidad y la unión para lograr un mundo mejor, por encima de egoísmos y ansias de poder,  deben ser máximas irrenunciables, para evitar que esa olla a presión pueda un día estallar con imprevisibles consecuencias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario