viernes, 26 de enero de 2018

TERRORISMO PLANETARIO

El cambio climático es un reto de extrema gravedad que se le plantea a la humanidad, sobre todo a los dirigentes políticos, a los gobiernos de todas las naciones, a la sociedad civil, e incluso a ti mismo a nivel individual. El cambio climático nos afecta a todos. El impacto potencial es enorme, con predicciones de falta de agua potable, grandes cambios en las condiciones para la producción de alimentos y un aumento en los índices de mortalidad debido a inundaciones, tormentas, sequías y olas de calor. En definitiva, el cambio climático no es un fenómeno sólo ambiental sino de profundas consecuencias económicas y sociales. Ha quedado patente que  que el uso irresponsable de la energías fósiles, están calentando peligrosamente el planeta con las consecuencias dramáticas que ello conlleva en forma de hambrunas, muerte, inundaciones, migraciones  y destrucción en muchas partes del planeta. Yo me pregunto si aquellos países que toman decisiones gubernamentales para proteger su tejido empresarial fomentando el uso de estos combustibles, no estarán cometiendo actos de puro terrorismo contra el planeta y sus habitantes en un contexto de crímenes de lesa humanidad. Cuando estas decisiones se toman a sabiendas del daño que provocan en nuestro clima, en el planeta y sus habitantes, dañando gravemente el clima, a la vez que comportan muerte y destrucción y se hace en detrimento de otras fuentes mas limpias, están fomentando una especie de terror climático y debieran estar incluidos en la lista de países terroristas y ser perseguidos por crímenes contra el bienestar de las poblaciones. La inercia, los retrasos y la irreversibilidad del sistema climático son factores muy importantes a tener en cuenta y, cuanto más se tarde en tomar esas medidas, los efectos del incremento de las concentraciones de los gases de efecto invernadero serán menos reversibles. Que Estados Unidos hayan rehusado a formar parte de las negociaciones para frenar el cambio climático, dice muy poco bueno de la élite política y económica de este país. Ah, que es un país neoliberal de capitalismo salvaje. ¿Lo entienden ahora?

No hay comentarios:

Publicar un comentario