sábado, 3 de febrero de 2018

EL EMPLEO PRECARIO, POR HORAS, NO ES EMPLEO, ES CARIDAD

Las formas que utiliza el PP para maquillar los datos del paro y el crecimiento económico, son métodos de propaganda dirigido a un público sin información y sin cultura política. En España por desgracia tanto el PP como el PSOE, se han nutrido de este electorado para sus fines electorales. Ellos lanzan la soflama y si cuela, cuela, y por lo que parece hasta ahora van teniendo éxito aunque cada vez menos. El crecimiento de empleo no se sostiene si nos atenemos a su salario y precariedad. Los nuevos trabajadores de hoy son de temporada, algunos por horas, pero el PP lo contabiliza como nuevos puestos de trabajo, cuando lo cierto es que solo el 7,9% de los creados son trabajos estables, el resto,(un 92,9%) son de caridad, de ahí que la afiliación caiga de golpe como este mes casi en 200.000 cotizantes. En realidad los apuntados a la oficina  de empleo son 3.465.000, pero los desempleados siguen acercándose a la escandalosa cifra de 6 millones, con una tasa de desempleo juvenil de un 47%. En un país donde 6 millones de familias sufren pobreza energética, donde 16 millones de españoles están en el umbral de la pobreza y no llegan a final de mes, donde los nuevos trabajadores tienen salarios que no les permite salir de la pobreza, hablar de recuperación económica, mas parece una burla, que propaganda política. Los recortes sufridos en salarios y pensiones, el desmantelamiento del estado del bienestar, y el deterioro de los servicios públicos como sanidad y educación, convierten a España en un país bananero, donde los caciques, empresas y bancos, someten a los ciudadanos a unas condiciones económico sociales, propias de comienzos del siglo pasado. Europa se asombra de que los españoles, teniendo la prerrogativa de cambiar los gobiernos, sigan votando aquellos que cada día perjudican mas su poder adquisitivo, su nivel de vida y su bienestar, que legitiman sus triunfos en un fraude electoral, que perjudica a las formaciones que van emergiendo. Este país necesita un formateo de política y de políticos, pero sobre todo una concienciación de los ciudadanos para que sean responsables y sepan lo que votan cuando ejercen su derecho al voto, o seguiremos anclados en el retraso económico, perdiendo poder adquisitivo y poniendo en peligro no solo ya las pensiones del futuro sino las nuestras. Si no le ponemos remedio, volverá a consolidarse la España de los caciques, de los amos y patronos, con empleos de caridad y el derecho de pernada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario