martes, 13 de febrero de 2018

SOCIEDAD CONDENADA

Cuando en un país, a los que protestan contra la precariedad laboral y los bajos salarios, contra la privatización de los servicios públicos, contra la subida de la luz y la pobreza energética, contra  la congelación de pensiones, contra la corrupción y la impunidad de los corruptos, contra la inmoralidad en la administración pública, contra la salvaje explotación, contra la pobreza infantil, y contra las injusticias y abusos del poder político y económico del país, y te tildan de populista, podemita y radical, es que algo muy esencial, está fallando: la integridad, la ética, la decencia, la humanidad y la justicia social. Cuando esas deficiencias políticas se dan en un gobierno cuyo partido sigue siendo el más votado, podemos decir sin lugar a dudas que esa sociedad está condenada,  donde a los más desfavorecidos, se les roba la esperanza en un futuro mejor y más justo. Que triste.

No hay comentarios:

Publicar un comentario