viernes, 2 de marzo de 2018

ES EL TIEMPO DE LOS MEDIOCRES

 Hemos creado una cultura en la que los mediocres son los alumnos más populares en el colegio, los primeros en ser ascendidos en la oficina, los que más se hacen escuchar en los medios de comunicación y a los únicos que votamos en las elecciones a políticos, sin importar lo que hagan, porque son de los nuestros.  Hemos avanzado en ciencia y tecnología, pero no han ido de la mano de la sabiduría, la honradez y la justicia, mas bien de la necedad, la falta de honestidad y de integridad personal. Sin duda, es el tiempo de los mediocres. Ellos son los que triunfan en este loco mundo a la deriva. Mediocres los hay en todas partes, pero donde especialmente se prodigan es en la política. Por desgracia a la política no acuden las mentes más brillantes, sino los oportunistas, los mejor situados social y económicamente aunque sean unos patanes. Por desgracia, para ser político no se exige prueba alguna. Cualquiera puede llegar a ser presidente y poner a sus pies a las instituciones del Estado con la ayuda inestimable de toda su tropa mediocre de acólitos (Vease Trump). Puedes ser un truhán, carecer de talento, de humanidad, de integridad moral o de espíritu de servicio. Da igual lo inútil, perverso o necio que seas, solo tienes que tener ambición, astucia, saber adular, saber mentir y saber construir dos o tres frases populistas simples y repetirlas muchas veces hasta que la gente, también mediocre, las convierta en verdades absolutas. ¿Como triunfa esta gente? Pues convenciendo a los ciudadanos (votantes) de que se interesan por sus problemas, cuando en realidad solo se interesan por su negocios, sus poltronas y sus propios intereses. Y así tenemos Presidentes que no saben hablar ingles ni tienen unos mínimos conocimientos sobre política internacional. Cuando en un país al mejor de una promoción de más de 250 alumnos lo dejan arrinconado y, el trabajo lo obtienen los más incultos e incompetentes, ese país es mediocre. Cuando en un país un licenciado con carrera, dos másters, diez años de experiencia, no le llaman ni para una mísera entrevista se puede decir que vives en un país mediocre. Mediocre es el país que tiene situados a sus estudiantes a la cola del mundo desarrollado. Mediocre es un país que no tiene una sola universidad entre las 150 mejores del mundo y fuerza a sus mejores investigadores a exiliarse para sobrevivir.  Mediocre un país que permite unas pensiones tan miserables que la gente sufre penurias,miseria y hambre. Mediocre es un país con el 47% de la juventud en paro. Un país con políticos corruptos, que se insultan sin aportar una idea, por jefes que se rodean de mediocres para disimular su propia mediocridad y por estudiantes que ridiculizan al compañero que se esfuerza es un país mediocre. Mediocre es un país que ha arrinconando a investigadores y científicos hasta dejarles solo dos opciones: marcharse o dejarse engullir por la imparable marea gris de la mediocridad. Por puro silogismo se deduce que España señores, es un país mediocre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario