jueves, 22 de marzo de 2018

LAS UNIVERSIDADES BAJO SOSPECHA


Que España es un país infectado de corrupción es una realidad conocida por todos y avalada por informes y criterios de expertos e instituciones de todo el mundo. La corrupción es una enfermedad gravísima y de alto riesgo para la democracia, para el progreso de los pueblos, la economía y la convivencia, que en España está enquistada y parece incurable. La supuesta falsificación de notas  de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, ha abierto todo un mundo insospechado de sombras de corrupción en las universidades españolas , y no solo se trata de malversación de fondos públicos o desvío de recursos, sino de los cambalaches con las evaluaciones en las notas de grado y masters con determinados estudiantes y los privilegios y abusos de cierto profesorado. Seria detestable tener que tragar con un tinglado evaluador donde las falsificaciones sea algo natural. La falta de transparencia entre la universidad y el estado ha permitido gravísimos abusos en los últimos años. Y aunque no está al margen de la corrupción que hay en otros ámbitos, sí tiene sus peculiaridades particulares o específicas. La corrupción universitaria hay que mirarla como una manifestación de la corrupción estructural de la sociedad y del sistema político que nos toca vivir, aunque esta corrupción estructural tiene nuevos ámbitos de desarrollo en las nuevas regulaciones de la Universidad. Y aunque nuestro sistema educativo es un completo desastre, era impensable que una Universidad como la Juan Carlos, estuviese implicada en este tipo de hechos deleznables, una Universidad donde se han doctorado y logrado sus Masters casi toda la cúpula del PP que hoy esta imputada por corrupción. Hoy esta Universidad con el caso de Cifuentes, su rectorado y profesores quedan en entredicho por un supuesto delito de prevaricación. A ver donde termina. Aquí puedes consultar los 300 casos de corrupción de las Universidades españolas, y  todas las  tramas de corrupción en España.

No hay comentarios:

Publicar un comentario