miércoles, 14 de marzo de 2018

NO ES DE JUSTICIA QUE LA BONANZA LLEGUE SOLO A UNOS POCOS.

Cuando la economía va mal, las empresas no dudan un instante en ajustar las plantillas de personal, que casi siempre se traduce en despidos, bajadas de sueldos y endurecimiento de las condiciones laborales. Lo lógico sería que cuando  la economía de las empresas va bien y se generan beneficios, la reacción fuese de generosidad y mejora de las condiciones de los trabajadores. Sin embargo cuando eso sucede, las empresas se encargan de poner el freno y dejan de forma egoísta e insolidaria que los de siempre sigan pagando la crisis, manteniendo sus sueldos de miseria, mientras siguen surgiendo nuevos millonarios (pongamos por caso entre otros muchos, la hostelería). No es de Justicia que en un país democrático la bonanza llegue solo a unos pocos. Por si esto fuera poco se sustituyen trabajadores fijos con sueldos dignos, por trabajadores temporales por la mitad de sueldo o se externalizan. Esto señores, propiciado por la Reforma Laboral, enmarcado en un neoliberalismo que solo beneficia a las élites económicas, se le llama explotación salvaje. Este sistema esta conformando una sociedad con un status  casi feudal,  donde las relaciones sociales y laborales se establecen  mediante nobles y lacayos, señores y siervos, caciques y parias, amos y esclavos, patrones y obreros, señoritos y criadas. Este es el sistema que el PP junto con Ciudadanos quiere consolidar y perpetuar y si cede algo, solo serán limosnas o caridad. Prueba de ello es que se niega junto a Ciudadanos a subir las pensiones o en todo caso si le aprueban los presupuestos dar alguna compensación (digamos limosna) a las mas bajas, dejando que la gran mayoría sigan perdiendo poder adquisitivo. "Luego vas y les votas".


No hay comentarios:

Publicar un comentario