martes, 10 de abril de 2018

UN GOBIERNO DESLEGITIMADO

El Poder de gobernar obtenido mediante las urnas que está basado en la mentira, es un poder legitimado, pero no legítimo. Antes de las elecciones dijeron: que no avalarían los bancos y autopistas con dinero público, que no subirían el IRPF, que no congelarían las pensiones, que los trabajadores tendrían salarios dignos, que lucharían para acabar con la corrupción, que no abaratarían el despido, que no recortarían en Sanidad y Educación, que no subirían el IVA a los productos de primera necesidad, que facilitarían el acceso a la Universidad a los que tuviesen economías humildes, que con ellos mejoraría el poder adquisitivo de las familias, que los parados estarían protegidos, que la dependencia estaría cubierta, que el estado de derecho amparado por la Constitución sería garantizado, así como la libertad de expresión... Hoy hemos comprobado que mintieron, porque han hecho todo lo contrario de lo que dijeron para ganar las elecciones. Están legitimados en el poder, pero sus mentiras les deslegitiman.

No hay comentarios:

Publicar un comentario