miércoles, 30 de mayo de 2018

FÚTBOL: ESA EUFORIA DESMEDIDA Y ABSURDA

No soy de los que abominan del fútbol. De vez en cuando veo un partido que destaque. Este Domingo pasado vi un espectáculo bochornoso que no solo rayaba el absurdo, sino lo patético y el ridículo, al ver a miles de personas por las calles de Madrid recibiendo y aplaudiendo a unas personas, (que no dejan de ser unos farsantes) ser tratados como héroes y adorados como ídolos, por el simple hecho de correr tras  una pelota y meterla entre tres palos, y pensé ¿Porque esta gente no sale a la calle cuando recortan sus derechos, recortan sus salarios y privatizan su sanidad y educación, desahucian a sus familias, y congelan las pensiones de sus abuelos? Estos héroes de pacotilla, ¿han logrado que se acaben con las injusticias, el hambre, las guerras, las violaciones? NOOO ¿Han logrado que se suban las pensiones, los salarios o lograr contratos más estables? NOOO ¿Han logrado que se acaben las enfermedades, la pobreza energética, los abusos de los monopolios, o una educación o sanidad mejores? NOOO ¿Han logrado algún invento que suponga un bien para la humanidad? NOOO. Entonces ¿ de que coño van, de que presumen? Y estos ídolos de barro son recibidos en el Ayuntamiento de Madrid, en la Catedral de la Almudena, en la Comunidad de Madrid, ofreciendo una imagen ridícula, patética y absurda, de la que muchas personas sentimos vergüenza ajena. Se imaginan que esta masa enfervorecida por la hincha de los ídolos de barro salieran a las calles y hacer valer sus derechos. Seguramente este sería otro mundo mejor, más humano y más justo. ¿Y porque no ocurre? Porque vivimos en un país de mierda y de neandertales, en el que la gente grita más fuerte ante un gol, que ante un atropello o una injusticia. De ahí que ninguna de nuestras Universidades esté entre las mejores 300 del mundo y nuestro estado de bienestar este entre los últimos de Europa. ¿Lo entienden ahora?"

No hay comentarios:

Publicar un comentario