sábado, 19 de mayo de 2018

INJUSTICIA Y DESIGUALDAD: LA MARCA DE UN MUNDO PODRIDO

         Mientras 8.500 niños mueren de hambre al día y mas de 800 millones de seres humanos pasan hambre en el mundo, se siguen celebrando bodas principescas cuyo coste es tan escandaloso que avergüenza a la humanidad. En España mientras 750.000 niños sufren hambruna y 6 millones de personas no cubren sus necesidades básicas, sufren pobreza energética y no llegan a fin de mes, surgen 35 nuevos millonarios al día y los que se dicen comunistas se permiten el lujo de comprarse un chalecito en la sierra por la friolera de 600.000 euros, precisamente esos a los que el pueblo humilde han votado, depositando su esperanza en que alguien honesto, integro y honrado les redima de su miseria. El nº de personas que pasan penurias, necesidades y hambre se ha duplicado a los de hace 40 años en España a pesar de que el país incrementa su riqueza y su PIB, donde una élite económica alumbra cada día nuevos millonarios y la Banca, el capital y el IBEX35 duplican sus beneficios. Y yo me pregunto ¿En que sociedad vivimos? ¿Que sistema es este que permite una gran bolsa de riqueza en manos de unos pocos, mientras existe una gran masa de población sumida en la pobreza? ¿Que estamos haciendo mal para que existan tan abismales diferencias? ¿Porque un sistema tan injusto y desigual en un país democrático y del primer mundo? Por que seguimos dando nuestro voto a políticos que nos engañan, nos ofrecen las chuches y zanahorias antes de las elecciones, para que una vez logrado el escaño, gobiernen para mantener sus privilegios y poltronas y de los problemas de los ciudadanos, eso ya...si acaso, que una cosa es prometer y otra cumplir. El mundo tuvo la ventura de generar un cambio en la mentalidad social de los ciudadanos con la revolución francesa y mas tarde con el Mayo del 68, donde las premisas de Libertad, Igualdad y Fraternidad sembraron el germen de lo que debía ser una sociedad mas igual, mas solidaria, mas justa. Lo que nos gobierna actualmente no es la democracia sino un régimen democrático degradado, dirigido por una oligarquía que basa sus políticas económicas y sociales en un liberalismo de capitalismo salvaje, y así nos va. Los ricos cada día mas ricos, los pobres cada día mas pobres. ¿Cuando encontraremos un político honesto que cambie las cosas, que imponga un sistema mas humano, mas solidario y mas justo?

No hay comentarios:

Publicar un comentario