domingo, 20 de mayo de 2018

POR LA BOCA MUERE EL PEZ...

La polémica del chalet ha hecho que a Pablo e Irene le esté cayendo la del pulpo, pero no por comprar ese magnífico chalet, (cada uno puede vivir donde le de la gana, faltaría más), sino por contradecirse con lo que anteriormente han dicho, traicionando su código ético y sus palabras, ya que el escupitajo contra la casta del cielo que en su momento lanzó, les ha caído en toda la cara. Vamos a ver, ser de izquierdas no solo es serlo, sino parecerlo. Difícilmente el que vive en un palacete va a defender, luchar y representar los intereses de los mas desfavorecidos, porque quien vive como piensa termina pensando como vive, y al final se defiende esa causa por un evidente deseo: obtener la poltrona y llegar al poder, utilizando al pueblo, crédulo y confiado, cayendo por supuesto en el populismo. El hecho es que con su comunicado pidiendo a las bases de su militancia que decidan si deben seguir representándolos, se han enmarronado mas, ya que se han estigmatizado aunque salgan ganadores. Dicho esto, ganar dinero, tener un todo terreno y vivir como un burgués no es ningún delito, tan solo que no es muy coherente ni ético para quien defiende los postulados radicales de izquierda y aspira a redimir a los pobres de la tierra... Yo defiendo ciertos postulados de izquierda, sobre todo los relativas a las pensiones dignas, el bienestar social, mejor sanidad y mejor educación, mejores servicios públicos, mejores salarios y trabajo estable y no por eso soy populista, ya que no busco interés personal alguno, pues los ingresos que entran en mi casa están por encima de la media. Ahora bien, no se puede criticar a la casta por sus privilegios, su opulencia y su vida cómoda, haciendo luego lo que hace la casta y mucho menos viniendo de un representante de izquierda radical. ¿Se pueden tener privilegios siendo de izquierdas? pues claro que sí, pero siendo coherente con lo que se hace y se dice, sobre todo en los momentos actuales, donde la oposición te va a crucificar a la primera ocasión que se les presente. En definitiva, si se apuesta por el progreso social como ha hecho Podemos, las actitudes no solo deben parecerlo, sino serlo,  ya que en un mundo capitalista, la política es el paraíso de los charlatanes y según el dicho " por la boca muere el pez y el hombre por la palabra" aunque se les está juzgando por sus hechos. En todo caso es una pena, pues aquella ideología surgida del 15 M y que parecía ser una nueva revolución social que tanta esperanza dió a los desheredados de la tierra, se marchite, descabezando a quien la representaba. Lo dicho, una pena.


No hay comentarios:

Publicar un comentario