miércoles, 23 de mayo de 2018

REGENERACIÓN DE LA POLÍTICA Y LOS POLÍTICOS

DEMANDAMOS UN GOBIERNO LIMPIO Y HONESTO AL SERVICIO DE LOS CIUDADANOS

La dimensión de la corrupción en el PP no tiene precedentes. Ha quedado demostrado que el partido Popular no solo se ha beneficiado presuntamente de contabilidad irregular para financiar sus campañas electorales, tanto generales como autonómicas y municipales, sino que en muchos casos se ha utilizado el dinero de las arcas públicas para enriquecerse de forma ilegal, deshonesta  e inmoral, sirviéndose en muchos casos de cantidades provenientes de tramas de corrupción política con las que la justicia relaciona a muchos de sus altos cargos. La pregunta es: ¿Son legales unas elecciones si ha habido financiación irregular? ¿Y cuando la empresa encargada del recuento de votos ha sido adjudicataria de contratos públicos?. Está claro que la información no es todo lo transparente que debiera. En todo caso, con las últimas tramas de corrupción, queda patente que el Partido Popular está anegado de corrupción hasta la médula, y aunque esto es grave, mucho más grave es aquel partido "léase Ciudadanos", que sigue apoyando al PP, haciéndose cómplices de la corrupción pepera. Está claro que España necesita la regeneración de la política y los políticos y que necesita una regeneración urgente, sistemática y permanente de las instituciones públicas, para que los políticos que lleguen no tengan tacha, sean íntegros, honestos y con espíritu de servicio público y ejemplaridad. Es hora de imponer unas reglas de ética política, de un consenso mínimo, y de lo que resulta inadmisible en el comportamiento de los políticos y desde el primer momento apartar del cargo público, a aquel que no responda a los cánones de honradez, transparencia, integridad y servicio público. Ya está bien de tener Ministros reprobados que se mantienen en su cargo, o políticos corruptos que se mantienen en la poltrona, o aquellos condenados que disfrutan en libertad con total impunidad a pesar de que las sentencias les han condenado a penas de cárcel. En España tenemos un problema sistémico de impunidad porque se puede sobrevivir políticamente aunque te hayan pillado con las manos en la masa. Eso es precisamente lo que le ha ocurrido al PP desde 2011. Y esto señores debe cambiar si nos atenemos a los principios de honestidad, moral y conciencia, porque la situación actual, no deja de ser un escándalo y una anomalía democrática. Los ciudadanos estamos hartos y queremos que el gobierno de España esté en manos de un Partido limpio, transparente, honesto, democrático y al servicio del pueblo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario