lunes, 3 de septiembre de 2018

PEDERASTIA: LA ABOMINACIÓN

LOS HORRORES QUE ESCONDEN LAS ENTRAÑAS DE LA IGLESIA

"Entre los temas más candentes de las últimas semanas hay uno que por su trascendencia, su impunidad y el daño causado, es destacable entre otros muchos: "LA PEDERASTIA EN EL SENO DE LA IGLESIA". Un informe sobre abusos sexuales calcula en 100.000 las víctimas de curas y religiosos en el mundo. A diferencia de lo que ocurre en España, la mayoría de los países si recopilan, informan y publican los datos de abusos a menores cometidos por religiosos. Si tenemos en cuenta los datos que ofrecen los demás países sobre cuántos niños sufrieron abusos y fueron violados por sacerdotes, religiosos y obispos en todo el mundo, la cifra resulta escandalosa, porque los casos conocidos e informados suponen solo la punta del iceberg, casos tan aberrantes y de tan depravada actitud por parte del clero en su "casus" de pederastia clerical, que escandaliza al mundo entero incluyendo al propio vaticano, cuyos pilares empiezan a desmoronarse. Desde  Estados Unidos a Australia, desde Irlanda a Holanda, de Chile a México, de Italia a España..la cifra de casos es aterradora. La cantidad de jerarcas eclesiásticos, sacerdotes y religiosos que han sido encubiertos por el Vaticano y los mismos Papas, es escalofriante. Solo en los últimos cinco años han sido 36.000 las denuncias impuestas por abusos en el seno de la Iglesia. Por desgracia la mayoría de las conferencias episcopales del mundo se niegan a difundir cifras detalladas de la magnitud del escándalo en su país, sobre todo la española. Si a esta aberrante depravación se suman los casos de acoso y robo de bebés (unos 35.000 casos documentados), nos da una idea de lo que ha sido a lo largo de la historia el imperio de la Iglesia, un organización que fundada sobre premisas falsas y ficticias, dominó la mente de reyes, dictadores, plebeyos y desamparados, unas veces mediante cuentos infantiles como la promesa de una vida mejor después de la muerte, y la mayoría de las veces, mediante el terror, la persecución, la tortura y la muerte, como así lo demuestra la historia. Con los datos que nos siguen llegando, ¿Es que todavía alguien cree en el cuento de la religión?. ¿Alguien sigue creyendo en dioses, cielos o infierno? El único cielo e infierno están en la tierra y nosotros los creamos. El único Dios que existe es el bien que hacemos; el único demonio está en el mal que provocamos. No existe mas y quien crea en fábulas y cuentos como los difundidos por la Iglesia católica, apostólica y romana, es digno de lástima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario