sábado, 1 de septiembre de 2018

UN OTOÑO CALENTITO

Y ya estamos en Septiembre, mes que suele ser sereno, ni malo ni bueno, pero para mi que nos espera un otoño calentito. Los retos de Sánchez "el figurante" como ya le llaman, son de envergadura y si quiere ser recordado como alguien relevante, ya puede ponerse manos a la obra. Por delante el reto de Cataluña con su deriva hacia el precipicio, la inmigración que no cesa, el alucinante caso del Valle de los Caídos, la aprobación del techo de gasto y las demandas de la izquierda sobre logros sociales que le reclaman  si quiere seguir teniendo su apoyo para aprobar lo mas indispensable: los presupuestos. Comentan que este es un Gobierno a salto de mata, que navega a bandazos, impredecible, veleta, pero también incapaz de hacer algo notable, pues como siempre pasa, detrás de cada gobierno, existe el verdadero poder en la sombra, el poder económico, del que todos los gobiernos son rehenes, y del que Pedro Sánchez no habría podido desligarse. De ahí que se frenen todas las iniciativas, reformas y derogaciones de leyes de las que los socialistas antes abominaban: La Reforma Laboral, La Ley Mordaza, las míseras pensiones con sus bufandas tapabocas, los bajos salarios, el miedo a subir los impuestos a los mas ricos y la imposibilidad de hacer frente a las emergencias sociales: pobreza infantil, desahucios, subidas de luz, y productos básicos, mejora de la sanidad y derogación de la LOMCE, que tanto daño ha hecho a alumnos y profesores." Lo dicho, un otoño calentito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario