domingo, 16 de septiembre de 2018

UN PUEBLO QUE SE SIENTE LIBRE, JAMAS SE SOMETERÁ

No puede ser que en un país, si tu estas a favor de la sanidad pública decente, si estás a favor de que la gente humilde tenga una escuela digna para sus hijos, si estas a favor de que los que están en el poder no roben ni saqueen las arcas públicas, si estás a favor de que nuestros abuelos tengan una pensión digna, de que los trabajadores tengan un salario decente, si estás a favor de que los oligopolios de este país no disparen las facturas de luz, gas, agua y productos básicos, si tu protestas contra los abusos e injusticias, y estas contra la prepotencia extremista del lobby económico del país, entonces te conviertes en un terrorista de extrema izquierda, en un populista y un revolucionario. Cuando esto ocurre en un país como España, queda demostrado que el poder económico y la derechona rancia de este país, sigue anclada en la época de las cavernas, el absolutismo de la época medieval y su único ideal es la fuerza y el poder que le da su posición y poder económico. A España le quedan unas décadas para llegar al nivel del resto de las naciones desarrolladas del entorno europeo. El poder debe aceptar que un pueblo que se siente libre, nunca se someterá. Queda mucha labor por hacer, porque la clase dominante (siempre con la colaboración de la iglesia), tiene la mentalidad del cangrejo: un paso para adelante, dos para atrás. Triste haber nacido en un país como este, donde la vena cainita siempre está aguardando el momento propicio, para asestar su golpe que fulmine al contrario. Esta es nuestra querida España. De pena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario