lunes, 29 de octubre de 2018

LOS PILARES DE LA IGLESIA SE DERRUMBAN

LA PEDERASTIA Y LOS ABUSOS SEXUALES COMETIDOS EN EL SENO DE LA IGLESIA, DEJAN AL DESCUBIERTO EL MONTAJE DE LA RELIGIÓN Y UN IMPERIO QUE SE HA FORJADO SOBRE UNA GRAN FALACIA: LA FE, Y CUYOS PILARES SE DERRUMBAN ESTREPITOSAMENTE.

 La Iglesia, en su afán por dar barniz a su imperio eclesiástico, ha ocultado y silenciado durante cientos de años los abominables casos de pederastia y abusos de menores. Centenares de personas, víctimas de abusos sexuales en parroquias, colegios y seminarios, rompen su silencio y sacan a la luz el calvario que sufrieron por aquellos que hipócritamente representaban la institución que debía caracterizarse por su virtud, humildad y castidad. Muchos medios de información al intentar contrastar los casos de abusos sufridos por el clero, se han encontrado con el silencio y hermetismo más absoluto, en una institución donde desde hace siglos, se encubren y tapan los casos más vergonzosos y repugnantes de abusos sexuales, sobre todo los de pederastia. Y si alguna vez ha tomado medidas la Iglesia con alguno de sus integrantes, se ha limitado (a través de sus tribunales eclesiásticos), a enviar a los presuntos pederastas a retiros espirituales, o al traslado de parroquia, colegio o seminario. La cúpula eclesiástica ha sido conocedora desde hace mucho tiempo de tales hechos, hechos que, no por ocultarlos, dejan de ser abominables. En la última década sólo en Europa se han denunciado cerca de 36.000 casos de pederastia, y día a día surgen nuevas denuncias, mientras que los tribunales eclesiásticos sólo tienen registrados 36 y las diócesis siguen negándose a ofrecer datos, respondiendo con evasivas o negativas. Incluso la Congregación para la Doctrina de la Fe (la antigua Inquisición), junto con la Conferencia Episcopal Española,  rechazan ofrecer detalles, con un opacidad que demuestra su culpabilidad, silencio que les condena ante la opinión pública. Esta lacra que ha invadido la institución eclesiástica ha dejado una mancha, que marca al clero como un organismo apestado, del que ya todo mundo se aleja, y que ha perdido toda su credibilidad, hasta de sus acólitos más fervientes, y provocando el derrumbe de su pilar más importante: "la fe", algo que la mayoría considera una falacia y que comienzan a ver la religión como un cuento, una ficción que ha traído más sufrimiento y atraso, que progreso y bienestar a la humanidad y que cada vez que esta ha avanzado un paso, la iglesia la ha hecho retroceder dos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario