sábado, 10 de noviembre de 2018

CUANDO EL TÍTULO SOLO ES UN PAPEL FIRMADO POR EL REY.

PARA LLORAR
De nuevo la Educación dará un giro de tuerca como viene siendo la costumbre cada vez que cambia el gobierno, unas veces para bien de los estudiantes y otras para cumplir con la ideología del partido, de la iglesia y de los poderes establecidos. Lo que parece que siempre ignoran los gobiernos es, adonde conduce hoy día la educación, con la consabida titulitis, cuando las salidas al mercado laboral están totalmente bloqueadas para la mayoría de los jóvenes licenciados. Hace 30 años tener un título universitario era sinónimo de trabajo asegurado para toda la vida, hoy ya ni las antiguas empresas lo valoran, hasta el punto que hoy presumir de un título universitario es motivo de guasa, y solo será un papel firmado por el rey, porque de cara al mundo laboral al que tendrás acceso, dará igual que seas licenciado, que hayas aprendido viendo videos por Internet, porque te pagarán por el rendimiento laboral en lo que estés trabajando, no por tus estudios ni por tus masters, y resultará hasta cutre que tengas tu título colgado en la pared. Que pena de tiempo perdido, de  años de sacrificio, rompiéndose los codos, perdiendo horas de sueño y sobre todo de dinero gastado, que en muchas familias significa un endeudamiento continuo. Porque hoy hay 17 millones de titulados en España y el 90% de los que terminan sus estudios, si consiguen trabajo lo hacen en aquellos lugares donde no se necesita titulación ninguna, ya que el sector servicios acapara la mayoría de las ofertas de trabajo para los recién licenciados. A estas alturas conseguir un título universitario o realizar un Master te va a dar las mismas posibilidades de trabajar, que lograrías con la titulación de la ESO, ó menos. Mucha culpa de esto la tienen las Universidades que te venden sueños contándote que una titulación te abrirá nuevos horizontes y posibilidades de trabajo en lo que has estudiado. Mentira. Todas sus promesas solo son humo, ficción, un medio que utilizan para aumentar los beneficios de lo que ya todos sabemos que es un negocio rentable, "si, pero para las Universidades". Resulta patético cuando te preguntan a qué te dedicas y seguidamente espetarle que tienes un título Universitario, porque dan ganas de llorar. Hoy día desengañaos, el trabajo que logres pasa por crearlo y crearlo pasa por iniciar algo que no dependa de tu título, aunque te duela. Cada vez habrá más universitarios titulados y entre más haya menos posibilidades tendrás de trabajar desempeñando un trabajo acorde con lo que durante cinco años estudiaste. Una vez que has leído esto tienes dos oportunidades, o seguir sacrificándote y endeudando a tu familia por algo que evidentemente resulta un absurdo, o emplear tu potencial y optar por algo diferente, algo único, por un camino que marques tu, innovando y creando. Porque un día sin querer abrirás un viejo baúl y verás un sobre grande y dentro encontrarás tu título universitario y las lágrimas caerán a raudales por tus mejillas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario