jueves, 29 de noviembre de 2018

JUVENTUD A LA DERIVA


El hecho terrible de nuestra juventud, es que a falta de espacio que les proteja y motive, se refugian en lo que creen que son pautas para realizarse y alcanzar antes la madurez, y así recurren al tabaco, la bebida, el botellón y hasta se deslizan por el peligroso mundo de las sustancias alucinógenas, y no se dan cuenta de que la madurez llega sola, pero al querer trastocar los roles lo que consiguen es perder el desarrollo natural de su pubertad y a veces malograr su juventud. Y no es porque la juventud no sea sana e inteligente, porque la gran mayoría lo son. Por desgracia vivimos en un tiempo en que la mayoría de los jóvenes se hallan sin rumbo ni metas, al quedar excluidos del mundo laboral  y en gran parte del mundo social por la falta de oportunidades y la pobreza que les lastra  y bloquea sus aspiraciones más inmediatas. Es un drama que muchos jóvenes se vean arrastrados a desarrollar un rol antinatural, recurriendo a asideros que les dan  la única motivación que pueden experimentar, recurriendo a la música transgresora, al botellón o al sexo y otras sustancias perniciosas, cuando su deseo de integrarse en un hábitat social, se ve truncado por la falta de expectativas laborales y su pobre economía. Este es el gran drama que sufre España con un 44,7% de jóvenes desempleados, la gran mayoría con títulos universitarios, y otros que ni pueden estudiar por su humilde economía, ni pueden acceder al mundo laboral. Es prioritario que el Gobierno adopte medidas urgentes para que nuestros jóvenes tengan más oportunidades que les motiven, más posibilidades de estudio y trabajo y sobre todo se adopten estas medidas para evitar que nuestra juventud pierda una década de su vida sin poder realizarse, como corresponde en derecho a todo ser humano, pero sobre todo en una sociedad cuyas premisas sean  la igualdad de oportunidades, la solidaridad y la justicia social

No hay comentarios:

Publicar un comentario