lunes, 10 de diciembre de 2018

ELECCIONES: LA QUE SE AVECINA

DEBACLE DE LAS FUERZAS DE IZQUIERDA 
 Está claro que algo mal están haciendo los dirigentes socialistas para dejar que 700.000 votantes de izquierda se quedasen en sus casas sin ir a votar en estas pasadas elecciones andaluzas. O cambian de estrategia y movilizan al electorado de izquierdas, o en las próximas elecciones la derecha arrasará con las consecuencias que todos nos tememos: congelación de pensiones, extinción de subsidios, educación solo para los niños ricos, deterioro de la sanidad y la educación, privatización de servicios públicos, volverán los contratos basura y los salarios miseria encubriendo la esclavitud, la religión volverá a las aulas, se prohibirá el aborto y nuestros derechos y libertades estarán en peligro. Si algo ha dejado claro la derecha es que a la hora de votar lo hacen en masa, mientras que la izquierda con su desidia habitual se abstiene, dando la opción a la derecha para que imponga sus políticas, algo que muestra la inconsciencia e irresponsabilidad de los votantes de izquierda. Y ante la victoria de la derecha y la extrema derecha vendrá el clásico argumento de echarle la culpa a la extrema izquierda, porque a la gente de orden no le queda más remedio que reaccionar ante tanto desorden, a la habitual panoplia de excusas y coartadas para convertir a los votantes de izquierda, en víctimas de la globalización y la crisis, ignorados por un sistema cruel y unas élites que los desprecian, normalizando así ese discurso predemocrático de irresponsabilidad absoluta de la ciudadanía por las decisiones que toma, dando el triunfo a un electorado que vota xenofobia, machismo o bajar aún más los impuestos a quienes más tienen y menos han sufrido con la crisis porque la sociedad es la culpable. Los partidos de derecha encabronados por no tener el poder, rentabilizando la indignación ante la deriva catalana, mientras los conformistas de la izquierda que dejan el poder en manos de la derecha, este país está sembrando el germen de la discordia y lo que es peor está jugando inconscientemente con la espoleta de otro enfrentamiento como el del 36. Que el buen juicio y la responsabilidad predominen ante tanta desidia, ambición y dislate.

No hay comentarios:

Publicar un comentario