viernes, 21 de diciembre de 2018

ESPAÑA: UN PAÍS ABSURDO Y DESQUICIADO

"Vivimos en una sociedad imperfecta, pero cada vez más caótica. Tenemos una derecha que presume de patriota y banderitas, pero al mismo tiempo tiene a buen resguardo su dinero en paraísos fiscales. Esta misma derecha se llena la boca hablando de España pero permite la corrupción que deja sin fondos los servicios públicos de todos los ciudadanos. Avanzamos en ciencia, en investigación, en tecnologías cada vez más modernas, construimos habitabs súper confortables, cursamos estudios superiores, pero nuestra mentalidad y nuestra conciencia siguen esclavas de la vehemencia, el instinto animal, la ruindad, la decadencia y la miseria moral. A mejor nivel de vida,  más vicios, mayor degeneración y degradación personal. Nuestra Constitución nos garantiza  un sistema político social de derechos y libertades, pero si opinas sobre la Iglesia o la Monarquía puedes ir a la cárcel. Dedicamos ingentes cantidades de dinero público y privado en formar a nuestros universitarios y al finalizar sus estudios los mandamos al paro sin perspectiva de futuro. Rescatamos bancos con el dinero de nuestros impuestos y estos bancos desahucian a cientos de familias diarias, dejándolas en la calle en el mas absoluto abandono. Presumimos de nuestra civilización y sin embargo nos regimos por sistemas que crean las mayores desigualdades sociales y así, mientras una élite privilegiada nada en la abundancia y acumula riquezas superfluas, la gran mayoría  sufre penurias y pobreza severa. Tenemos un parque empresarial que presume de la marca España, al mismo tiempo que se beneficia de una brutal reforma laboral que permite explotar a los trabajadores con salarios de miseria y contratos basura. Nuestros políticos presumen de hacer políticas que protejan  al conjunto de  su país  en un momento de pobreza económica para las clases más humildes, y al mismo tiempo optan por rescatar a los bancos en vez de a los ciudadanos. Presumimos de ser patriotas por que trabajamos para el bien de España, pero no somos capaces de sostener y mantener el sistema de pensiones con garantía para el futuro, con una oligarquía que protesta por la subida del SMI, que pide que se abarate aún más el despido y que la jubilación sea a los 70 años. Nuestro país incrementa el PIB año tras años y aumenta el número de millonarios al mismo tiempo que crecen los beneficios de las empresas, pero somos incapaces de mejorar la sanidad pública y la enseñanza y pagar un salario digno a los trabajadores. Nuestros políticos de derecha vociferan que luchan por el bien de España y sus ciudadanos, pero critican a un Gobierno por presentar unos presupuestos que sirvan para mejorar la vida de los mas necesitados, y cubrir las necesidades básicas de los mas pobres de la sociedad. Un derecha hipócrita que presume de haber creado 2 millones de puestos de trabajo, pero ocultan que el nuevo mercado de trabajo no es sino un mercado de esclavos, disfrazando esa esclavitud con una nómina.  Este es el país de la derecha patriota y de la banderita, un país donde nuestros jóvenes licenciados tienen que conformarse (y si lo encuentran) con un trabajo en el sector de servicios o emigrar al extranjero, una sociedad donde 750.000 niños sufren hambruna, donde 6 millones de trabajadores no salen de la pobreza a pesar de su trabajo, donde casi 20 millones de españoles se encuentra en el umbral de la pobreza. Si señores, esta es nuestra sociedad moderna, industrializada y civilizada, donde la única ley es la de la selva y el único Dios al que se adora, es el Dios "Dinero" dinero que trafica, corrompe, compra y vende voluntades y que degrada y envilece al ser humano. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario