domingo, 2 de diciembre de 2018

LA DECADENCIA DE LA IGLESIA AVANZA A PASOS AGIGANTADOS


El evidente ateísmo que profeso, no lo es tanto por los continuos escándalos que vamos conociendo de la iglesia, sino por el agravio a millones de personas que son embaucados a profesar una "fe"  basada en la falsedad y la mentira y que es pura falacia, invención y cuento. Solo la necesidad arcaica de la búsqueda al sentido de una vida absurda, marcada por el dolor, el sufrimiento y la muerte, dio lugar a la creación de el mito de los dioses y la religión, que con el paso del tiempo se ha convertido en la forma de dominar y manipular a los seres humanos en beneficio de fines que están muy alejados de la verdad de lo que predican. La iglesia de Roma se derrumba y no solo en sentido figurado y, aun no ha llegado lo peor de una crisis que la está devastando por los cuatro costados. Ya nadie entiende qué misión tiene la iglesia cuando escándalo tras escándalo, muestra sus debilidades, sus vicios, sus pecados, su vida mundana,  su falsedad y su hipocresía. ¿Como pretende imponer una moral, no digamos ya una religión, cuando se ha mostrado cómo la institución donde prevalece la falta de moral, de decencia y de vergüenza, ante una abominación como la pederastia, y cuando se ha revelado como la mayor falacia, el mayor cuento de la historia?. La religión no deja de ser un insulto a la inteligencia y una ofensa a la dignidad de todos los seres humanos, en cuanto a la influencia manipuladora que a lo largo de los siglos se ha impuesto a la humanidad. Documentado está, que cuanto más poder ha tenido la Iglesia peor le ha ido a la humanidad, pues ha medida que esta avanzaba un paso, la Iglesia le hacía retroceder dos, ya que no le interesaba que llegase a las personas el conocimiento, la luz y, el progreso, pues solo desde las tinieblas, el miedo y el terror podían embaucar a las almas ignorantes y, si eso no resultaba se recurría a la "diabólica Inquisición" o al exterminio y genocidio de inocentes, para mantener su gigantesco imperio, véase "Cátaros" "Templarios" Abigenses, indios", etc. Solo cuando hemos comenzado a liberarnos del yugo mental de la religión, la humanidad ha podido avanzar, en libertad, en conocimiento y en progreso. Cuanto más progresa la ciencia, la educación y la información, menos lugar hay para las religiones. La decadencia ya se ha iniciado y avanza a pasos agigantados

No hay comentarios:

Publicar un comentario