martes, 29 de enero de 2019

EL ANALFABETISMO POLÍTICO, FRENO A LOS AVANCES SOCIALES.

El peor analfabeto es el analfabeto político. No oye, no habla, no participa de los acontecimientos políticos y, si en alguna ocasión participa en las elecciones depositando su voto, este no lleva dirección alguna, provocando que muchas veces, las políticas aplicadas al ciudadano en su conjunto, no sean las correctas, las mas justas y adecuadas, haciendo que el nuevo orden social que surja, dependiendo de quien lo pilote, no sea el mejor para el país, a causa precisamente de su voto sin criterio político. No sabe que el coste de la vida, el precio de las frutas, legumbres, del pan, de la harina, del vestido, del zapato y de los productos básicos, dependen de decisiones políticas. El analfabeto político es el tonto útil de los sagaces políticos. El analfabeto político es atrapado por la religión y suele ir a misa todos los domingos y es tan vanidoso y superficial, que se enorgullece y ensancha el pecho diciendo que odia la política, pero lleva la banderita en su muñeca o la pone en su balcón. No sabe que su ignorancia política, suele incubar inconscientemente los males de la sociedad y por ende se genera: la prostituta, el menor abandonado, la pobreza extrema, los desahucios, el hambre infantil, la inmoralidad pública, las abismales diferencias económicas y sociales entre pobre y ricos, las leyes injustas, los abusos, la explotación, y el peor de todos los bandidos, que es el político corrupto, usuario de las puertas giratorias, mequetrefe y lacayo de las empresas nacionales y multinacionales. El analfabeto político es uno de los males de la Patria

No hay comentarios:

Publicar un comentario