domingo, 20 de enero de 2019

LA QUE SE AVECINA

Con un PP desbordado de optimismo, un PSOE que apenas se sostiene, con CIUDADANOS en continuo ascenso y un PODEMOS en franca derrota y disolución, el panorama político de nuestra querida España es más incierto que nunca. El PP aspira a devolver España a los años 60 del siglo pasado aunque para ello tenga que pactar con el partido más radical de la derecha española: VOX. Las próximas elecciones serán determinantes para el futuro de España y los españoles, porque de ello dependerá que tengamos un gobierno de izquierdas, que mejore la vida de los ciudadanos, desarrolle políticas sociales, garantice el futuro de las pensiones, mejore la calidad de la enseñanza, la sanidad y el bienestar social, o por el contrario un gobierno de derechas que nos haga retroceder en derechos y libertades, recorte salarios, privatice servicios públicos, embargue nuestras pensiones, y vuelva a convertir a los trabajadores en parias con salarios de miseria y contratos basura, para que siga creciendo la riqueza de los poderosos a costa de aumentar la pobreza de millones de trabajadores humildes, a base de una corrupción sistémica que lo impregna todo de mierda. La euforia de Pablo Casado arropado por Aznar y lo más rancio de la derecha española, incluyendo a VOX, solo pronostica un futuro gobierno cuya máxima sea el establecer de nuevo el sistema feudal: nobles y vasallos, patronos y obreros, amos y esclavos, caciques y parias, señoritos y criadas y lo que es peor la vuelta de la Iglesia retrógrada a los colegios y a nuestras vidas. No solo eso, muchos de los derechos conquistados como el derecho al aborto libre y seguro, el debate sobre la eutanasia, la enseñanza laica, la libertad de expresión, quedarán tocados de muerte. Con un PODEMOS en franca retirada y falta de apoyo de sus votantes, que aspiraba a debilitar a esa élite privilegiada a la que llamaban casta, pero que luego se ha revelado que lo que aspiraban era a vivir como la casta, el daño a las aspiraciones de la izquierda de este país ha sufrido un revés de consecuencias muy graves, y mucho más con la izquierda más dividida que nunca. Y aunque Pedro Sánchez intenta alargar la legislatura para tratar de recuperar esa izquierda, imponiendo todas las medidas sociales que le dejan, va a ser muy difícil que convenza a un electorado desorientado antes tantas opciones, en las que no sabe distinguir cuál conviene más a sus intereses. Lo dicho nos espera un año en lo que se avecina va a ser de lo mas interesante, además de lo más preocupante. Algo me dice que volveremos a tropezar en la misma piedra, somos así de borricos.

         

No hay comentarios:

Publicar un comentario