domingo, 6 de enero de 2019

UNA DEMOCRACIA VACÍA QUE SE CONVIERTE EN UNA FARSA

Si sigue existiendo esa inmensa bolsa de pobreza, frente a una insultante bolsa de riqueza en manos de unos pocos, si nuestro sistema sanitario impide que los medicamentos caros lleguen a los más necesitados y sólo  lleguen  a una élite ricos, si la universidad sólo pueden costearlas los niños pijos de papa, si no se respetan los derechos elementales de las personas recogidos en la Constitución, si el trabajo y la vivienda no están garantizados para los que acceden al mercado laboral y quieren construirse un futuro con una familia, desengañaros, nuestra democracia es una cáscara vacía, una farsa,  aunque los ciudadanos voten y tengan parlamento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario