jueves, 7 de febrero de 2019

CRISPACIÓN ENTRE ESPAÑOLES

Si, crispación en la derecha por lo que creen que es una concesión del gobierno a lo separatistas catalanes y crispación en la izquierda por la utilización partidista de un asunto trivial como la figura del interlocutor, que no significa concesión alguna a los catalanes. Ni ello va a significar alas para la autodeterminación, ni esperanzas de un posible referéndum, ni mucho menos planteamientos de dialogo sobre la independencia, pues el gobierno socialista jamás negociará en esos términos. Ahora bien una cosa es protestar por lo que se cree una infundada traición a España y otra utilizar el menor resquicio legal o ético para manifestarse con toda la parafernalia, convocando a todos los ciudadanos, cuando todos sabemos que detrás de esta fanfarria, solo existe la intención de desgastar al gobierno y una desmedida ambición de lograr el poder y la poltrona.

 Con ser esto denigrante, lo peor de todo es que a medida que los líderes de la derecha hablan (Casado, Rivera y Abascal), nos vamos dando cuenta de las políticas retrógradas y cavernícolas que pretenden implantar si llegan al Gobierno de España. Casado ya ha adelantado que derogará la Ley del Aborto y volverá a los postulados de 1984, además ha amenazado con privatizar las pensiones, y limitar al mínimo los servicios públicos, ayudas y subsidios, lo que llevaría a España a los años 70 del siglo pasado. En Cuanto a Rivera propone políticas neoliberales que significarán un retroceso en derechos y libertades, así como un deterioro de los derechos laborales y sociales. Abascal por su parte quiere darle de nuevo el protagonismo a la iglesia, volviendo a los ritos religiosos y potenciar la semana santa y las vigilias, llevando la religión de nuevo a colegios, institutos y Universidades, pero no se queda ahí, quiere revertir la Ley de violencia de género dañando la protección a las mujeres y menoscabar su protagonismo en la sociedad. Lo dicho señores. La derecha quiere llegar al poder para llevarnos al siglo pasado, a un status medieval, y donde la corrupción anide sin temor a que los jueces puedan poner en peligro el saqueo sistemático de las arcas públicas. Menudo regalito. Se darán cuenta los españoles la que se avecina si gana el tripartito de la derecha? Mucho me temo que no. Por desgracia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario